Etiquetado: raiser

DÍAS DE MÁXIMO VOLUMEN 2

ddmv

Puede que nos encontremos ante una cita consolidada, quién sabe. La cosa es que el pasado fin de semana se celebró en Villatruño la segunda edición de los Días de Máximo Volumen, esta vez reducida a sólo dos días; y menos mal, porque la intensidad de los conciertos no ha descendido ni un ápice y, si hubiera durado más tiempo, posiblemente no hubiera sobrevivido. El cónclave de conspiradores oscuros riojanos convocó a sus acólitos el viernes a las ocho de la tarde, y estos no defraudaron, acudiendo en masa a la inauguración de la exposición fotográfica sobre el punk berón. Esta vez, las fotografías se imprimieron en el papel adecuado y lucen mucho más que un folio cutre, permitiendo buscarte en cualquiera de ellas, como a Wally; en algunas es difícil encontrar rostros entre el amasijo de piernas y brazos fruto del PHR. Las fotografías muestran, al igual que en la pasada edición, bandas de aquí y también foráneas, ibéricas y extranjeras. Estado Terminal, Mundo Rural, BBK, Lefä, Imperdibles, Antibióticos, Raiser… La lista es interminable, así que lo mejor es que no te lo cuenten y la visites. Los conciertos empezaron mucho más tarde de la hora programada ante un llenazo total. Abrieron las leyendas Anti/Dogmatikss con su hardcore clásico a toda velocidad y ofrecieron un directo muy bueno, sonando bien y pasando por encima del personal con gran autoridad. Muy buen concierto. Después siguieron Accidente y, a estas alturas, el calor ya era insoportable. Los de Madrid defendieron las canciones de su último y fantástico trabajo Pulso sin defraudar; la banda sonó perfectamente engrasada. Su directo fue apoteósico. El público estaba entregado y se preparó un buen aquelarre en las primeras filas, donde la gente cantaba las canciones a voz en grito, fuera de sí. Me encantaron. Les he visto tres o cuatro veces y, la verdad, que esta ha sido la mejor, quizás el contexto fuera también óptimo. La única pega (por decir algo) es que sonaron un poco bajos de volumen (Nota: estoy medio sordo). Después de respirar un poco fuera, subieron Flying Ladies, es decir, servidor y sus amigos. Creo que tocamos bastante bien y estuvimos a la altura. En cualquier caso, que valoren los demás. Quedaba el postre, Sudor. Los toledanos siempre son reseñables, sus directos son demenciales y esta vez subieron un peldaño más hacia la locura absoluta. El refranero punk riojano dice que un batería alzado por el respetable (instrumento incluido) es la última fase de reconocimiento a la que un músico puede aspirar. Es la Cruz de Hierro y el Corazón Púrpura juntas. Es el fanatismo demente. Pues así terminó. Y con un buen PHR parte-vértebras sobre el escenario.

El sábado amenizaron la tarde las bicis del Ghetto Sida Park. Rampa, acrobacias y coche en ruinas que por momento imaginaba incendiado mientras sonaba Horrelakoada bizitza… Buen rato divertido el que pasamos. La afluencia de gente fue mucho menor y es que el viernes hizo estragos. Y entre los supervivientes la cosa iba como iba; fundamos el Club de la Coca-Cola, imaginen. Copcake fueron los encargados de iniciar el ritual. Los franceses fueron una apisonadora, simple y llanamente. Hardcore extremo con una cantante con voz de Apocalipsis. Fantásticos. Después les llegó el turno a Satélite, banda madrileña que desconocía y que sustituían a Zanussi. Satélite hacen punk ochentero oscuro que a mí me suena a Desechables, Parálisis y a Belgrado, por citar alguno más actual. Tocaron bien pero me pareció que les faltaba un puntito para sonar un poco más compactos, o quizás fuera sólo que yo estaba medio destruido y mis condiciones no fueron las mejores para valorarlos. No obstante, la cantante lo dio todo, actitud pura. Gran frontwoman. Terminaron Ídolos del Extrarradio con un espectáculo fantástico, tocando fenomenal las canciones de su último disco Vorágine. La banda me gusta y resulta que ni me había enterado de que habían sacado disco nuevo. En fin. Muy buenos. La única pena del sábado fue que no hubiera la cantidad de gente que el concierto merecía. Esperemos que en la siguiente edición sepamos administrar mejor nuestro entusiasmo.

PHR (Pogo Horizontal Riojano): Variante berona del pogo tradicional que consiste en empujar a una persona hasta que pierde la verticalidad para, acto seguido, tumbarse encima de ella con el fin de inmovilizarla. Lo habitual es que más personas se sumen al proceso, formándose una lasaña de personas de varios pisos. Otros asistentes se encargan de rescatar a la víctima primera si esta presenta un rostro amoratado o extrañas torsiones en las extremidades. Actualmente en desuso.

Anuncios

DÍAS DE MÁXIMO VOLUMEN (Una crónica incompleta)

luiseldearnedo

Resulta que las fuerzas oscuras del underground riojano nos juntamos para celebrar una serie de conciertos la pasada semana. Es estupendo que en nuestro pueblo podamos organizarnos para hacer lo que nos parezca y encima –esto es importante– la cosa salga de perlas. Nuestros colegas arnedanos han dado el do de pecho ideando todo este embrollo y demostrando que su amor por el punk es imperecedero; han sido cuatro conciertos en una semana bastante loca, sábados, domingo, miércoles… Y el público ha respondido genial. Además de música asesina también hemos podido disfrutar de una exposición fotográfica del punk en La Rioja, un viaje a través de sus sanctasanctórum extintos (La Cuesta, La Ratonera…) para recordar bandas que a mí me cambiaron la vida con quince años. A veces pienso si mi devoción por ciertos grupos locales se me ha ido de las manos, le doy vueltas al coco cuestionándome si realmente eran tan buenas como para encabezar mi santoral punk, o si la memoria se burla de mí distorsionándome las realidades ahora distantes y presentándomelas pasadas a limpio. Quizás la respuesta más sencilla sea que soy un mitómano de mierda… El caso es que observar las imágenes de Ojalámemuera, Pupas de Viejo, Mundo Rural, Las Amantes del Führer o Vergüenza Social me produce sensaciones magníficas. He aprovechado la ocasión para desempolvar sus grabaciones y confirmar que, efectivamente, aquello fue trascendente; su sonido no ha perdido vigencia y si pudiéramos disfrutarlas hoy seguro que encandilarían a los jóvenes punks, desorientados a veces entre tanta chorrada, rock chano, hardcore malo y post-post-post-punk. En general, la selección de fotos me ha gustado mucho aunque he notado cierta omnipresencia de las bandas que llevamos dando la chapa desde hace una década (Raiser, Flying Ladies, Los Conejos…).

Los Días de Máximo Volumen han servido también para que vuelva a dibujar. Ni sé el tiempo que hacía desde la última vez. La verdad es que me lo he pasado muy bien haciendo el cartel de Bad Noids y Pripyat, estoy contento con el resultado final. El resto de los carteles corrieron a cargo de Miguel Garraleta, Mónica Di Francesco y Teodoro Hernández, y son la leche, como ya habréis comprobado.

diasmaximovolumen

La historia comenzó con Hijas del No y Violeta Vil. Las primeras estuvieron tremendas disparando su pequeñita salva de temazos; sonaron fenomenal y la única pega que puedo poner es que todavía no hayan grabado nada. A ver si se animan de una puñetera vez, así los fans podremos corearlas como merecen. Después subieron Violeta Vil, que estrenaban batería. O percusionista más bien. Se marcaron un conciertazo que superó al que ofrecieron en La Noche de los Demonios, la última vez que los vi. Defendieron su trabajo Mujeres Ulaga, un disco hechizante y redondo, poseedor de una personalidad terrible que lo eleva sobre las preferencias de cada cual haciéndolo inconfundible. Fantástico caos que montaron, todavía me duelen los oídos. El domingo les tocó el turno a Pripyat y a los norteamericanos Bad Noids. Los primeros no tocaban desde que vinieron Active Minds y, antes de aquello, no lo hacían desde hace cuatro o cinco años. Pripyat son la hostia, no sé que más puedo decir. Me resulta muy complicado ser imparcial, escucho temas como La fábrica de niebla y me subo por las paredes. Son un trío espectacular que no ha grabado nada aún (creo), hecho inexplicable, insólito y triste a partes iguales. ¿A qué demonios esperan? Bad Noids cerraron la noche con su hardcore loco y rudimentario. Comandados por uno de los mejores cantantes que han desfilado por aquí. Una guisa para el recuerdo: pantalones anchos, pelos de científico loco y camisa beis llena de lamparones con bolígrafos en el bolsillo –para parecer importante hay que llevar siempre papeles sobresaliendo de algún sitio–. El tipo se desplazaba mediante fugaces movimientos de pies mientras nos torturaba con su voz de sierra mecánica (me recordó un poco a Bad Brains). Se lo sabía hacer en el escenario, no había duda, incluso nos deleitó con equilibrismos.

badnoids

El cantante de Bad Noids haciendo el pino

Llegó el miércoles y abrieron Realidad, la banda dis de Arnedo y Arrasate. El hardcore radikal de dogmática base dischargera y letras minimalistas atronó bien de veras. Cada vez suenan más rodados y compactos. Han editado recientemente una rabiosa cassette indispensable para aquellos que gusten de castigarse con el punk británico más agresivo. Tras los de Arnedo aparecieron Dawn of Humans, una banda que me había generado cierta intriga después de ver a alguno de sus miembros tocando con Hank Wood and The Hammerheads. Aquella vez Hank Wood… me sorprendieron gratamente y nos ofrecieron un bolazo apoteósico. No puedo decir lo mismo de Dawn of Humans. No conseguí involucrarme en su espectáculo en ningún momento, tampoco me pareció transgresor y su música se me antojó absurda –soy esclavo del cuatro por cuatro y lo pegadizo, lo confieso–. No sé qué demonios era pero algo fallaba y tuve la sensación de que si llegan a ser de Alberite, a estos tíos no les hace caso ni dios. Eso sí, reunieron a una parroquia bastante numerosa si tenemos en cuenta que tocaron un miércoles.

violeta-vil-19

Violeta Vil

El cierre lo pusieron el sábado 9 de mayo los americanos Permanent Ruin, los toledanos Velociraptor y, de nuevo, Realidad. No pude asistir por hallarme en Barcelona así que los Días de Máximo Volumen terminaron aquí para mí. Sólo añadir que espero que acontecimientos como estos se vuelvan a repetir más temprano que tarde.

Las fotos que ilustran este artículo las hizo Juanjo. Puedes ver más aquí

POR LAS NUEVAS Y VIEJAS DERROTAS

raiser

Los reyes del hardcore punk, crust, o como usted quiera llamarlo, han vuelto. Raiser siguen con la que siempre ha sido su especialidad, tirar puertas abajo, en un nuevo LP compartido con los chicanos Venganza. A los que seguimos a Raiser desde sus principios no nos suele sorprender la brutalidad que la banda demuestra en sus grabaciones y en sus intensos directos, pero este split me ha aplastado dejándome más fino que una calcomanía. El clásico sonido de la banda se mantiene como tronco fundamental de las composiciones aunque dejando entrever pasajes mucho más pesados, incluso más rockeros, si es que el adjetivo puede maridar con estas bestias pardas. El sonido es más nítido que en anteriores entregas permitiendo un lucimiento mayor de las voces, con más melodía y no tan acuchilladoras como en otras entregas. Las letras siguen siendo acertadísimas, impregnadas de ese pesimismo activo tan característico de la banda; el cansancio por el camino recorrido (Último grito), la insurrección obrera (Logroño se levanta), la reivindicación del respiro en la coherencia (Déjame), la búsqueda del fin de todo esto (Domesticados), la pusilanimidad de la población inducida por el mercado (La vida debe doler), la llamada a la lucha de aquéllos que han perdido la esperanza (…por nuevas derrotas) y la violencia de un sistema aniquilador de vida (Por la fuerza caen). Incluyen una versión de Tiempos de miseria de Los Crudos. Ya en su anterior trabajo A este eterno invierno habíamos notado un salto cualitativo importante pero creo sinceramente que con estos ocho temas nuevos lo han superado, han elaborado verdaderos bombazos de canciones, sin tregua, agresivas y coreables con una contundencia fuera de lo común. Además la influencia nórdica se ha ido diluyendo con el paso de los años y los discos en una suerte de estilo y sonido propios, algo siempre difícil de conseguir en el océano de fotocopias de grupos musicales en el que vivimos. Como resumen solo puedo decir que se hagan con el si les gusta el punk agresivo hardcoreta, porque además, por la otra cara tenemos a los mexicanos Venganza, dando un repaso hardcoriano propio de Los Crudos, ni más ni menos. La versión de Policía no! de los RIP es toda una declaración de intenciones. Un discazo, en resumen. Brindemos por aquellos que siguen. Por las nuevas y viejas derrotas.

El LP compartido de Raiser y Venganza lo han editado Muerte a Tipo, La Humanidad es la Plaga, Discos Enfermos, La Gramola, Hormigonera Producciones y Solidaridad DIY.

MUNDO CONEJO

Los Conejos

Una de las mejores bandas de punk rock que han surgido en los últimos tiempos acaba de publicar su primer disco. Como son amigos míos alguien pensará que semejante afirmación la hago irreflexivamente, desde el compromiso o buscando ulteriores masturbaciones recíprocas. No señores, y aquellos amantes del punk que los escuchen sabrán que no hablo en balde. Además siempre se trata a los amigos con más dureza que a los desconocidos, por lo menos así lo siento yo, y a veces es injusto, y otras veces no lo es. Yo creo que es mejor decirlo todo; lo bueno y lo malo, aunque a veces sea doloroso, o sea un simple aviso para navegantes o lo hagamos más por nosotros que por ellos. Hablamos de Los Conejos, un cuarteto formado por individuos de constatada actividad dentro de esto que llamamos escena, movida o simplemente vida, miembros reconocibles en otras bandas como Raiser, Flying Ladies, Elenco o Las Amantes del Führer. Después de unos cuantos conciertos a sus espaldas -algunos de ellos muy buenos-, decidieron registrar ese sonido tan característico suyo, el pop – punk  nórdico (The Vicious, Terrible Feelings) y norteamericano (Wipers, Observers) pasado por la túrmix del sonido británico ochentero –incluso el más oscuro de Joy Division-  en un Lp que ahora ve la luz y cuya adquisición no he retrasado ni un segundo. El disco es una pequeñita maravilla; doce temas absolutamente pegadizos, divertidos, muy punks, de agresividad dulce, demostrando que se puede ser una golosina muy tóxica cuando el punk se inocula en algo tan variopinto y vacío como el pop. Muchos de los temas son simplemente canciones redondas, himnos llenos de energía y actitud como Get your life back, The attack of the dorks, Compulsive obsession, Dance or die, Radio, Catholic Youth… Tengo mis preferidas pero el nivel del disco es altísimo y en poco más de veinte minutos, Los Conejos te cautivarán seguro. Las letras ahondan, -mediante un peculiar y surrealista sentido del humor a veces- en la sensación de no pertenencia, de situarse frente al resto, hacen hincapié en los males de primer mundo, televisión y consumo desaforado a la cabeza. Nos dicen que la revolución será coneja o no será, y a mi me parece perfecto; si no tuve miedo a un planeta Def, ¿por qué me iba a asustar un mundo conejo? Ahora a seguirlos por allí donde vayan, cual manada.

El LP de Los Conejos ha sido editado por Discos Enfermos, Discos Subterráneos, Muerte a Tipo y Against You Records.