Etiquetado: queen

EL TRIBUTO (II). Un fantasma recorre España.

bandamúsica logroño

Banda Municipal de Logroño hacia 1917.

Les relataba hace unos días cómo fue mi acercamiento a los grupos tributo, mi primera vez, dominada por el asombro y la ignorancia hacia esta pandemia sin vacuna que se ha instalado en los carteles de conciertos sin importar tamaño, estilo, ubicación y calidad. Los Queen replicantes de mi colega son sólo la epidermis del fenómeno, la vanguardia formada, unos profesionales del tema, merecen cierto respeto. Al fin y al cabo los tipos son unos fuera de serie en lo suyo, son unos excelentes imitadores y además, fueron de los primeros grupos en hacer este tipo de espectáculos por los cuales podían considerarse –entonces- una rareza. Hoy, como saben, la situación es bien diferente y los grupos tributo son nuestro pan de cada día, incluso se ha extendido la inexplicable costumbre de tomar como modelo a bandas en activo. Yo pensaba que las bandas clónicas tenían que rendir homenaje -por fuerza- a un grupo difunto, a alguno que ya no exista y sea imposible disfrutar en directo. Nirvana, The Beatles, Locomía… Pues no señor. Basta una pequeña excursión a las fiestas de cualquiera de las muy nobles villas de este crisol de culturas que es nuestro terruño, para sufrir a cuatro majaderos tocando las canciones del grupo que actuó el año pasado y, si te descuidas, las del grupo bueno que tocará después o las del que no ha podido venir porque se ha recortado el presupuesto destinado a festejos. Así nos la están metiendo, coleguis, a pelo y sin vaselina. Entiendo que el mundo de la música es impermeable, casi inaccesible, pero no sé, la pasta todo lo revuelve, y al final, para sacarse unas perras guapas, los grupos abandonan sus proyectos oxidados de aguantar la intemperie en busca de la fama y abrazan esta cutrez que a muchos parece entretenerles. Es una ecuación simple y sencilla en tiempos de crisis: menos presupuesto + organizadores listillos + grupos muertos del asco que no se aguantan ni a sí mismos y quiere intentar ganar dinero = grupo tributo. Yo no tengo nada en contra de estas bandas -que al final van a pensar ustedes que soy de la SGAE-, no faltaría más; todo el mundo tiene derecho a ganarse la vida como pueda y a gustarle lo que sea. Lo que me molesta es que nos hagan comulgar con ruedas de molino, me irritan este tipo de fervores fugaces –el tiempo es nuestro aliado, resistan-. Es que ocurre en cualquier contexto; acudes a un festival cuya entrada cuesta un riñón, recorres cientos de kilómetros, malvives hacinado en una tienda de campaña aguantando temperaturas inhumanas para que después de ver a tu grupo preferido se presenten unos indocumentados a destrozar el Nevermind. En este punto servidor se deprime mientras observa a la masa borracha y drogada, ahí, con los brazos en alto aclamando a Nirbana… Con semejante tajada tanto hubiera dado que fueran Mocedades pero eso no me sirve de consuelo. Así que ya saben, sigan los consejos para que el estío no se les atragante: beban mucha agua, refrésquense las muñecas y la nuca, especialmente los niños y los mayores, eviten las horas de pleno sol y absténganse de ver a los grupos tributo. Vayan a la verbena. O al carajo.

EL TRIBUTO (I). El oro y la mierda.

Live Aid Concert - Wembley Stadium

Cada época posee sus cruces artísticas. En el siglo XVIII fueron las horribles pelucas empolvadas, en los setenta los pantalones acampanados, en los noventa casi todo y a principios del nuevo siglo, la absurda moda de las camisetas de países se extendió como la peste negra. En el mundo musical, farandulero y de espectáculos de los dos miles en adelante, el anticlimax, el bochorno y el ridículo los encarnan dos temidas palabras: grupos tributo. A veces uno deja de entender a sus congéneres, abandona la idea de comprender lo que hacen; comienza a sentirse como Donald Sutherland en La invasión de los ultracuerpos y le cuesta discernir si todavía sigue en sus cabales o son el resto los que están como una regadera, si toda la humanidad ha sido abducida por un ente alienígena y está cambiando paulatinamente. ¿Por qué tenemos que sufrir a este tipo de bandas? ¿Es un fenómeno nacional o también en el extranjero se tiene tan poca piedad con las minorías que –como yo- preferimos escuchar grupos originales a clones putrefactos? ¿Qué países están libres de esta lacra? ¿Qué ha pasado para que ahora nos veamos inmersos en esta triste situación? Son interrogantes que a más de uno nos mantienen en ascuas… A continuación podrán leer un recorrido por mis experiencias con la diarrea del rock. También intentaré buscar –ya me dirán si con éxito- algunas de las claves del tinglado y de la proliferación de este mal.

El oro y la mierda

Parece fácil diferenciarlos a primera vista, ¿verdad? Sin embargo habrán observado que muchas personas son incapaces de hacerlo correctamente o bien no les importa que les ofrezcan mierda a precio de oro. Una de dos. Les cuento. El dueño de un bar que frecuentaba cuando vivía en Salamanca era un fanático de Queen –nadie es perfecto-, amaba a la banda de Freddie Mercury de manera patológica e infantil; así suelen ser las pasiones que nos despiertan cualquier fetichismo, ya saben, construir barcos de madera, el macramé o coleccionar soldaditos de plomo, inexplicables y tan ridículas que las llevamos en secreto o procuramos no aventarlas demasiado. Pero en el rock todo es diferente, es algo colectivo, se celebra una ceremonia –el concierto- a la que hay que acudir. Podemos escuchar todos los discos del mundo en el garaje de nuestra casa pero no experimentaremos el verdadero rock hasta que no acudamos al directo, a la esencia primera. Por tanto los fetichistas rockeros se camuflan mejor entre el resto de mortales puesto que su hábitat es (era) el que frecuentaban las masas, tienen más oportunidades de mostrar su pasión que un recolector de coleópteros. Este hombre –una persona razonable, no un loco a encerrar- me confesó en una ocasión, mientras tomábamos unas copas, que su grupo preferido ya no era Queen, sino una banda clónica de Queen que descubrió de manera fortuita y de la que ya se había convertido en fan absoluto. Los ojos le brillaban y comenzó a ponerme vídeos en directo de la banda –no recuerdo el nombre- que se había descargado de Internet. Al principio no sabía si me estaba tomando el pelo pues a mi no me van Queen, pero aquello parecía un concierto de Queen, desde luego. Fuegos artificiales, un escenario titánico, los tíos clavados, perfectos en la ejecución de la música, perfectos emulando los gestos de los Queen originales. Y lo que más me sobrecogió: el público. Una marea humana a la altura de los británicos. “Es que son mejores; canta mejor que Freddie, el cabrón” dejó escapar el barman y suspiró, vencido por la copia. “Hombre, puede que sean músicos sobresalientes, por encima de los originales incluso, y también cabe la posibilidad de que se hayan operado para que sus rostros sean facsímiles milimétricos… Pero, no sé, tu los conoces mejor que nadie, sabes que no son Queen, que son otros tipos”, respondí. Había ocurrido algo maravilloso o inquietante, según se mire. La falsificación había superado al original produciéndose un fenómeno que se hallaba un peldaño por encima de los mejores suplantadores de artistas como Elmyr de Hory y estafadores cinematográficos como Welles, casi a la altura de Banksy, el mejor creador de identidades falsas estúpidamente veneradas. Como ven es una historia muy novelesca, casi cinematográfica; un seguidor de una banda de rock que se enamora de su réplica… Este fue mi primer contacto con las llamadas bandas tributo, entonces no eran todavía muy conocidas y nadie era capaz ni siquiera de vislumbrar lo que nos esperaba. Comenzaron a reproducirse sin control, se había abierto la veda. Nacieron millones de ellos, tributos de cualquier grupo concebidos para tocar en cualquier sitio; fiestas de pueblos, festivales de todo signo, conciertos del barrio, cumpleaños, chamizos, bautizos, comuniones… Había nacido un monstruo y ahora  ya es demasiado tarde para ponerle remedio. Pero esta dramática situación actual necesita un análisis más detallado, un alto en el camino que nos permita tomar algo de aire.

Continuará