Etiquetado: laura dern

PÁNICO A LO NUEVO

starwars

En un lugar tan proclive al enfrentamiento, donde se niega el gris y te obligan siempre a escoger entre el hoyo o el bollo, he fundado un club selecto: los indiferentes galácticos. El haterismo gratuito del lado oscuro me repele tanto como las brillantes loas a la nueva trilogía, un poco surgidas contra lo primero y cebadas de optimismo desde su comienzo hace un par de años. Hay que actuar ya, pensé, no puede pasar un día más de inacción, existen millones de personas como yo, no estoy solo en la no muy lejana galaxia. Hablamos de Star Wars, por supuesto. Frivolidad máxima revestida de trascendencia mitológica. Con la infancia por medio, señores y señoras, la de varias generaciones. Si no les interesa el asunto les recomiendo que no continúen. Si aún no has visto el Episodio VIII te advierto de que puede contener spoilers.

Las sensaciones al salir del cine no fueron buenas, pero eso, hablando de Star Wars, no quiere decir mucho. Todavía me relamo al rememorar aquella bonita sensación tras ver el Episodio VII, mi sentencia “pues que me ha gustado”, recuerdo ese orgullo yo-no-me-escondo en la plaza Martínez-Zaporta. Sin embargo, de vuelta a casa, por el Espolón, ya caminando solo sin conversación que me distrajera, llegaron las sombras. A ver si JJ Abrams es un buen trilero. Por la estación de autobuses tuve la sensación de que me habían robado mientras sonreía y daba las gracias. En la cama me sentí sucio y no pude dormir. Volvamos a ayer. La impresión postcoital, como digo, nefasta. La película tiene un inconveniente que la convierte indefectiblemente en un bodrio. Dos horas y media. Media hora más que El Imperio Contraataca. Ya lo digo yo: sí, voy a comparar. No entiendo por qué está tan feo comparar si todos lo hacemos antes de comprar cualquier cosa, por ejemplo, o se es alto o bajo, grueso o delgado, listo o tonto en relación a algo. Resulta que se puede comparar todo, menos Star Wars. No me parece justo cuando se hace de forma bruta o interesada o dañina –“el George Lucas de Alberite”-, pero creo que es legítimo en el caso de una serie de películas que siempre empiezan igual. Es muy difícil competir con películas redondas como los Episodios IV y V; a Rian Johnson le toca bailar con la más fea, soy consciente y me apiado de él. Es decir, no quiero que muera lentamente ni agonice, no me cambio por él, pero tampoco voy a abanicar su supuesta “renovación” de la saga. Cuando se habla de novedad o renovación o nuevo siempre se asume que todo camina hacia adelante en progresión ascendente de calidad o bienestar, dependiendo del caso, que el cambio es algo “necesario” por anquilosamiento o invalidez de “lo viejo”, que lo viejo hay que dejarlo de lado y abrazar lo novedoso, aunque sea objetivamente peor y lo antiguo sea excelso. En el caso de Star Wars es así. Creo que todos estamos de acuerdo en eso, los seguidores de la luz y los de la oscuridad: no hay nada mejor que la trilogía original. No ocurre siempre. Existen remakes nuevos que los prefiero a sus versiones precedentes y películas actuales que me parecen maravillosas. Pero el principal problema de Star Wars es que la trilogía primigenia funciona como tapón, se convierte en techo cualitativo, el propio Lucas tampoco consiguió acercarse en la “segunda” trilogía. Volvamos otra vez. ¿Qué no me ha gustado de esta nueva entrega? El aire desenfadado. No digo que no sea revolucionario, puedo comprar el argumento, pero la batalla inicial trufada de chistes no ha conseguido arrancarme ninguna sonrisa, Luke tirando el sable láser me ha parecido patético, ese barniz humorístico no me encaja, algo falla y no sé qué es. El guion no es muy fino tampoco, los diálogos no son muy buenos, los personajes me siguen sin transmitir nada. Para mí, esto es clave. Los diálogos antes eran brillantes; reforzados por el carisma de Fisher, Hammill y Ford, cada línea se convertía en memorable. Aquí solo me logran remover algo Fisher y Dern, -curiosamente las actrices más viejas del reparto- y, quizás, Kelly Marie Tran, pero aún no estoy seguro, podría tratarse de otra farsante. Agradezco que los bichos no tengan mucha importancia, como los furbys o tamagochis que pueblan el Planeta Isla de Pascua. El Planeta Montecarlo me hizo tilín, pero cómo se han introducido ciertas ambigüedades de los rebeldes y de los malvados no me hacen tanta, me parecen martilleadas sin sutileza ni gracia, en papilla, así no masticamos, que cansa mucho. Esto es norma en muchísimas películas, no es solo una tara de Star Wars. La batalla del Planeta Sal nos recuerda su conexión con El Imperio Contraataca, también la aparición de Yoda. En fin, que no consigo ver ningún aspecto positivo. Quizás no existan o a lo mejor soy incapaz de verlos. Quizás todo sea más sencillo y no deba buscarle tres pies al gato. ¿Me hago mayor? Quizás con 34 años ya sea normal que esto no me guste. Me pasó con los superhéroes, a los quince años me dejaron de interesar. No sé. De momento he fundado el club. Si quieren unirse ya saben, rellenen la solicitud.

QUERER SER SAM NEILL

jw

Parque Jurásico significa la última película-fenómeno que recuerdo; significa interminables colas en el extinto cine Diana; significa una infancia coleccionadora de fascículos, gafas 3D, maquetas —¡una brillaba en la oscuridad!— o tebeos relacionados con dinosaurios; significa conocer los nombres impronunciables de un ciento de bicharracos; significa querer ser Sam Neill de mayor. No es necesario continuar enumerando los factores por los que la película de Spielberg se eleva a la categoría de intocable dentro del género Para Ver en Centro Comercial Con Toda La Familia. También fue la última que mi padre vio en un cine; «ya no necesito ver más», debió pensar tras contemplar al T-Rex bajo la densa lluvia nocturna.

Con estos antecedentes pueden hacerse una idea de lo que me ha parecido Jurassic World (JW). Y más teniendo en cuenta que su condición de relanzamiento de la franquicia obliga a compararla con la original de1993 y no con sus penosas secuelas. Puede decirse que es una revisita a Jurassic Park (JP), un calco estructural sin talento ni gracia, únicamente guiado por la tecnología. El misterio, el suspense y la sorpresa han sido sustituidos por imperativos o elementos técnicos; si en JP, Spielberg los utilizaba para apoyar o acentuar el drama (los jeeps por raíles detenidos frente a la zona T-Rex, por ejemplo), en la nueva versión más parece que las cosas se han hecho porque podían hacerse, sin reflexión ni inteligencia. En todos los malditos planos tiene que haber un holograma de dinosaurio (casi salen más que los dinosaurios reales), una pantalla táctil, una mamarrachada con luces que no sabemos para qué demonios sirve. El realismo de los dinosaurios sufre entre tanta sobredosis de efectos especiales y el resultado es que parecen más de mentira que en 1993, cuando todavía existía pudor 3D, el temor —más que razonable— a que los espectadores notaran los bichos «pegados» y lo digital debía camuflarse con autómatas o decorados para conseguir una hibridación perfecta. La conclusión es que la vorágine efectista que rodea JW la defenestra hacia la irrealidad más absoluta. JP era una película que se tomaba en serio a sí misma, tan bien hecha que te creías el tinglado montado en Isla Nublar.

Los personajes son otro problema; quieres que mueran todos. Los dos hermanos son vomitivos; el mayor es un imbécil intrascendente y el pequeño un pitagorín descafeinado, desprovisto del aire nerd y underground del original. La protagonista (tía de los niños) es la directora del parque y la campeona de los cien metros lisos en tacones selva a través. Su homólogo masculino (un domador de velociraptores) es un ex marine cabeza cuadrada mezcla de Rambo y César Millán. Un humanista que vive retirado en su bungaló. Entiendo que el objetivo de esta —fatal— caracterización romántica del fulano es contraponerla con la de la chica. ¿Quién va a querer ser este anormal de mayor? Ambos son detestables, verlos es una tortura y la comparación con la pareja Neill-Dern sería un crimen de lesa humanidad. Del resto, mejor ni hablar. El argumento y su desarrollo son estúpidos, simplemente. Son más idiotas de lo que cabría esperar, quiero decir.

Dios. Qué horror.