Etiquetado: 1990

LOS GEMELOS GOLPEAN DOS VECES

IMG_20150525_130227

Tres de mis cómics favoritos han surgido de una recóndita estantería. Se trata de los números 111, 112 y 113 (numeración española) de Los Vengadores, recopilados en el Tomo 15 de la colección editada por Cómics Fórum. Año 1992 (aquí se publicaban con desfase de dos años, en realidad datan de 1990). El 111 comienza con la parte cuarta de una historia, La línea divisoria, presentando los rostros de los protagonistas que van a luchar contra el mal. Alineados a la izquierda, Los Vengadores, formados por el Capitán América (líder de la coalición), Visión, Sersi, Quasar y Mantarraya; a la derecha, El Protectorado del Pueblo, sus homólogos rusos, es decir, Guardián Rojo y sus secuaces: Vostok (la versión moscovita de Estela Plateada), Fantasma (una bruja psíquica del KGB), Dínamo Escarlata (robot tosco de arista afilada) y Perun (un dios de la mitología rusa –las circunstancias por las que el dios Perun trabaja para el gobierno soviético aún se desconocen-). Les apoyan el grupo Alpha Flight: Guardián, Shamán, Box, Puck y Diamante Lil.

Lugar de los hechos: San Juan, un asentamiento cercano a los polos. El paisaje nevado y las casas de madera con tejado a dos aguas nos lo confirman. (Más adelante descubrimos que la ciudad es San Juan de Terranova).

San Juan no es una ciudad acostumbrada a ser el centro de la atención mundial. ¡Tampoco está preparada para ser conocida por la historia como el lugar donde empezó la Tercer Guerra Mundial! Pero, con la presencia oculta de los últimos vestigios de las Fuerzas Armadas de Atlantis, comprometidos en la confrontación nuclear… ¡Puede que San Juan no tenga elección! Seis horas, trece minutos y contando… ¡Bombas fuera!

Los atlantes atacan un submarino atracado en el muelle. El narrador nos vuelve a poner al corriente tras el suspense del último número.

Hace meses, el reino submarino de Atlantis emprendió una guerra contra el mundo de la superficie. Perdieron esa guerra. Desde entonces, los soldados que quedaron, dirigidos por Tyrak, Merrano y Orka, han esperado el regreso de su gente, que había huído durante la caída de su ciudad. Cuando el submarino nuclear inglés “Viento Marino”, controlado por los terroristas soviéticos llamados Cuerpo de Paz, se extraviaron en aguas soberanas de Atlantis… los Vengadores y El Protectorado del Pueblo consiguieron impedir que los terroristas causaran una catástrofe… ¡y parece que tendrán que volver a hacerlo!

Hay una batalla entre la coalición y los atlantes. En la cubierta del submarino inglés, un miembro de Alpha Flight cita a Hamlet. Por lo visto, los atlantes quieren hacerse con el submarino pero, ¿por qué? Los aliados repelen el ataque, no sin antes dejar alguna frase para el recuerdo:

Dínamo Escarlata (al líder atlante Merrano, mientras le sacude): ¿No te das cuenta de la inutilidad de tus actos?
Merrano: ¡Es mejor morir luchando que huir por cobardía!
Dínamo Escarlata: ¡Mejor todavía es vivir y luchar constructivamente por la vida de tu pueblo!

Mientras tanto, en el interior del “Viento Marino” tiene lugar una conversación entre Capitán América, Guardián Rojo y los dos terroristas soviéticos. Llevan cables conectados a sus cabezas y podrían hacer estallar la bomba atómica a la velocidad del pensamiento. Cuatro horas, veinte minutos y contando…Los personajes hablan en ruso cuando sus diálogos aparecen entre paréntesis (<>).

Guardián Rojo (GR): <¿Por qué haces esto, Illych Prokovitch?>
Illych Prokovitch (IP):<Eres débil, un amante de la glasnost, Guardián Rojo…¡Tú y tu grupo de monstruos sois sólo una nueva forma de la vieja propaganda!>
GR (se quita la máscara): <¡No, Illych!¡Mírame y repítemelo!>
IP: <¿Josef? ¿Josef Petkus?>
Terrorista 2 (T2):<¿Conoces a este muñeco de la Perestroika?>
GR: <Me conoce muy bien. Era el mejor amigo de mi padre. Fue mi instructor en la academia militar. Ahora dime si soy el producto de lo que tú hiciste de mí.
IP: <¡Y yo soy el producto de lo que el mundo ha hecho de mí! ¡Soy un soldado, Josef, un guerrero! Y el único camino que le queda a nuestra Madre Rusia, es unir las naciones de este mundo en una meta común…¡La guerra!>
Capitán América (CA): ¡Coronel General, escuche lo que está diciendo…!
IP: Capitán América, te respeto como un soldado honorable. ¡Pero, sin duda ves la decadencia del nivel de vida de nuestro mundo! ¿Sugieres que mi pueblo continúe con su política de reformas económicas mientras la gente pasa hambre? En tu propio país, la línea divisoria entre, como soléis decir, el oro y el barro, se está estrechando.
CA: ¿Y cómo puedes creer que iniciando un enfrentamiento nuclear…incluso una guerra convencional podría resolver los problemas que dices?
IP: La economía de guerra es una buena economía, Capitán. Sólo hay que mirar los precedentes históricos para ver que la única manera de salvar al mundo es…
GR: <Illych… ¿Realmente crees que puedes generar prosperidad mundial a través de una masacre global?>

Capitán América y Guardián Rojo desconectan finalmente los cables que unen a Illych y Strokov (el nombre del otro terrorista) provocando la explosión del submarino. Gracias a los poderes de nuestros héroes, la explosión tiene lugar en otra dimensión. Cuando vuelven a nuestro plano de la existencia, los dos militares soviéticos se han convertido en La Combinación, una simbiosis de sus cuerpos (los brazos en cruz) y son invencibles. Ante la desesperación de la coalición de Stan Lee, el resto de miembros de la organización Cuerpo de Paz propone una posible solución muy alejada de cualquier superpoder.

Cuerpo de Paz (CdP): ¡Capitán América! ¡Nos hemos enterado de la situación de nuestros camaradas!
CA: ¡No tenemos tiempo para vosotros! ¡Por favor, aceptad vuestra derrota y dejadnos trabajar para sobrevivir!
CdP: ¡En esto queríamos ayudaros! ¿Y si los restantes miembros del Cuerpo de Paz insertáramos nuestras mentes solidarias en la fragua que une a Prokvitch y Strokov?
Puck (el hombre que antes ha citado a Shakespeare): ¿Pretendéis que La Combinación pierda en una votación? ¡¿Principios democráticos en un comunista?! ¡Me encanta esta comunicación internacional!
CdP: Entendemos su desconfianza, Capitán, pero gracias a sus actos…y a los de los demás…¡Hemos visto que estábamos equivocados!
CdP 2: ¡Con vuestros esfuerzos, no sólo habéis salvado vuestras propias vidas, también las de cientos de inocentes e incluso las de la gente que lo provocó todo!
CdP 3: ¡Sí! Yo entré en esto por el dinero, pero ahora quiero reparar el mal que hice.

Los miembros de Cuerpo de Paz se dan la mano, forman un círculo, comienzan a levitar y a influir en los pensamientos de La Combinación. Se produce una encarnizada lucha interna.

La Combinación: ¡El camino pasa por el poder! ¡Debemos usar la fuerza para sacar adelante nuestro país y nuestro planeta! ¡No, Strokov!… No a través de la fuerza del poder o de la codicia personal… ¡Ahora lo hemos aprendido! ¡Es a través de la dependencia mutua, cooperación mutua y deseos mutuos! Nuestra misión era errónea, no importa cual fuera la intención… Abordamos el objetivo equivocadamente.

Antes de desaparecer en busca de realidades diferenciadas en este multiuniverso, tiene lugar la conversión final.

La Combinación: Nos habéis enseñado que el verdadero espíritu del nacionalismo no es a través de las fronteras…o del cumplimiento temporal de planes políticos, es a través de la seguridad y la unidad como parte del orden mundial. Adiós, continuad protegiendo nuestro planeta.

Llega el final de nuestra historia, que diría Fukuyama un año antes de la publicación de estos números. En una viñeta legendaria, Capitán América y Guardián Rojo sellan su amistad con un apretón de manos.

GR: Ha sido mucho mejor trabajar con vosotros que contra vosotros, Capitán.
Visión: Los atlantes se han ido (durante la batalla, al final colaboran en la desactivación de los Cuerpos de Paz). Has hablado con ellos antes, Capitán, ¿se han resuelto vuestras diferencias?
CA: Dentro de lo posible, Visión. Les di nuestra palabra de que las Naciones Unidas tratarán con justicia su situación. Expresaron su esperanza de recibir ayuda para reconstruir su ciudad y para encontrar a su gente perdida. Con un poco de suerte, esta aventura nos habrá enseñado que en el futuro podemos y debemos trabajar juntos. (Los atlantes atacan la superficie porque la polución de los humanos ha destruido su ciudad submarina. ¿Ecologistas?).

IMG_20150525_130405

El parlamento último.

Quasar: El Protectorado del Pueblo también se ha ido, Capi.
CA: Me alegra decir que como aliados y amigos. ¿Qué hay de la gente de San Juan?
Guardián: Los habitantes de Terranova son valientes, Capi. Todos se repondrán. Canadá os agradece vuestra ayuda, Vengadores. Hoy hemos hecho un buen trabajo, amigos. Es raro formar parte de un problema ideológico entre las dos potencias mundiales, ¿verdad? Te hace preguntarte qué es realmente la ideología, ¿eh? No debemos legar a los niños del mañana, ninguna de nuestras ideologías y métodos estúpidos. Debemos legarles un mundo en el que pueden elegir crear el suyo…Esperemos que para mejor.

Fin.

Anuncios

DIRTY DANCING (Emile Ardolino, 1987)

Dirty_Dancing_782

Dirty Dancing. 1987. Estados Unidos. Dir: Emile Ardolino.

Mediados de la década de los noventa. Algún lugar entre Teruel y Valencia.

El niño G.M.C, de diez años de edad, observa el mosaico de cassettes del expositor giratorio buscando alguno barato que incluyera los éxitos de los Cuarenta Principales, interpretados por otros grupos diferentes a los famosos, versiones apócrifas de las canciones de moda como El Tiburón o All that she wants con producción de andar por casa, sin el brillo de las originales pero mucho más asequibles. A G.M.C le gusta la música por obligación; todos sus amigos la escuchan y su primo es un auténtico devoto del techno-dance de gasolinera. Pensó que si todos lo hacían, él no iba a ser menos, porque con diez años ya va siendo hora de que te guste algo más que dibujar y jugar al fútbol; era una auténtica fiebre, algo bueno tendrían tanta estridencia y ritmo machacón pese a que, en principio, G.M.C no le encontrara demasiado atractivo. Sus padres, A.M.V y J.C.R toman café en el bar y su hermana M.M.C, de cinco años de edad, revolotea por las mesas cercanas. Ha llegado el momento clave y –retrospectivamente- bochornoso de adquirir la primera cinta. Todavía quedaba un largo camino hasta Benidorm, es agosto y el Renault 21 azul marino carece de aire acondicionado…Pero eso no es lo peor, piensa G.M.C, hay algo mucho más abrasador y molesto que esa sauna con ruedas; dentro, fuera de la vista de todos, tiene lugar una verdadera tortura camboyana que se repite viaje tras viaje, un boceto doméstico de Guantánamo que tiene que llegar a su fin: la puta cinta de Dirty Dancing de mi madre.

El odio es un sentimiento fácil de desarrollar. Sobre todo el odio infantil vinculado al apriorismo o a las experiencias dramáticas; a mí me producen aversión muchas verduras como la acelga y la borraja –que tiene pelo y púas, la naturaleza es terrible- así como también Juan Pardo o Víctor Manuel y Ana Belén (resquemor inoculado también vía radiocasete del coche), todos ellos englobados en la segunda categoría de experiencias dramáticas.  Fíjense que a uno le repateaban el abrir y cerrar de murallas y los caballos de batalla y, sin embargo, la cinta de Diry Dancing ganaba el oro de la repulsión. En realidad es injusto que hable de la cinta de Dirty Dancing porque la banda sonora la formaban bastantes canciones que no recuerdo, es más apropiado circunscribir mi sensación de rechazo a la canción emblema de la película, la horrible The Time Of My Life, buque insignia de la sensiblería comercial con la letra más estúpida de la historia de la música (recuerden el ridículo this could be love, because… anterior al legendario estribillo). La película la ví más mayor; Patrick Swayze era un galán merced a su intervención posterior en Ghost, film que junto a Pretty Woman sustentará el romanticismo hiperglucémico de los noventa; Jennifer Grey se hallaba desaparecida en combate después de su célebre papel encarnando a la rebelde Baby… El film es una tontería estereotipada y el baile final (sonando el tema de marras) me induce a arrojarme por la ventana más cercana.

Por cierto, aquella vez, en el área de servicio me compré una hez sónica llamada Sonic Mix. En la portada aparecía la mascota de Sega presentando los éxitos del verano del noventa y tantos. Mi primera cinta adquirida conscientemente. Y así la tortura se invirtió. Mi madre comenzó a sufrir.

Publicado en la revista Fuerza Vital

VIDA DEL CIUDADANO DESECHO

naked

Naked. 1993. Reino Unido. Dir: Mike Leigh.

No hay romanticismo en el inframundo que habitan los personajes más arrastrados de la historia del cine, en el retrato –leve- surrealista del fondo del agujero social, de las vidas de los ciudadanos-desecho. Mike Leigh enfanga la cámara sin que parezca algo pensado, algo deliberadamente estudiado. Los pantalones rotos y los pantalones rotos de fábrica. La cara b del estado de bienestar en toda su crudeza, sin sensiblerías ni heroísmos. Como en la vida, vaya. Buñuel, los lumpen neorrealistas e incluso –es exagerado, lo sé- los submundos infernales de Clive Barker asoman la cabeza. Aquélla película suya, Razas de noche (Nightbreed, 1990) y Midian, la ciudad subterránea donde moran los monstruos. En Naked la ciudad no está bajo tierra sino a la vista de todos y los monstruos no tienen formas ni poderes extraños, trabajan en tediosos turnos de noche, malviven en el desempleo o en curros ruinosos. Y debajo del cielo de plomo, a la altura de las viejas viviendas de protección oficial, Johnny dispara su lengua mortal, un humor desaprensivo, ácido; el paria inteligente al borde de la locura. Termina Naked, una película que hace daño y la sensación de patetismo perdura, al igual que el recuerdo de Johnny, un ser a menudo simpático y ofensivo en su verbo que por momentos deja de caerte bien. ¿Es que pensar afea y envejece?, debe preguntarse. ¿Lo imbécil es saludable?

CONEHEADS (Steve Barron, 1993)

coneheads

Coneheads. 1993. Estados Unidos. Dir: Steve Barron.

Es la primera vez que he visto esta película en versión original y confieso que me he reído cuando Dan Aykroyd pronunciaba su mecánico “correct” o “affirmative”. Coneheads pertenece a esa montaña de películas que hemos visto mil veces en nuestra infancia, la época en la que cada nueva fundación de una cadena televisiva iba acompañada de la consiguiente reposición de cine ochentero de aventuras juveniles –Gremlins, Indiana Jones, Critters-, la piedra angular de la nueva década en materia de superhéroes- Batman uno– y el careto de Macaulay Culkin en Home alone. Junto con Mary Poppins, Dumbo y aquélla en la que Chevy Chase se viste de Santa Claus, Coneheads formaba un lote que se repetía navidad tras navidad, y probablemente, dicho recuerdo sea lo más favorable de la cinta. Metáforas sobre las restrictivas políticas de inmigración, la sensación de apego a un lugar, la adaptación a una cultura diferente y los distintos pareceres generacionales, entre los hijos y sus progenitores; un mensaje interesante pero tratado de manera infantil. No hablamos del infantilismo de los caraconos, que mascan preservativos a modo de chicle, sino de perspectivas pueriles de malos y buenos. Me ha cansado al final, aunque logra entretener. Y tiene esa música con la que comienzan todas esas películas que he mencionado; trae recuerdos y nada más.

Publicado en la revista Fuerza Vital.

BACK TO THE FUTURE. Part III (Robert Zemeckis, 1990)

regreso_al_fururo_3_1990_12

Back to the Future. Part III. 1990. Estados Unidos. Dir: Robert Zemeckis.

Aunque comienza en el espacio 1955, el cierre de las aventuras de Marty y de Doc se desarrollan por casi por completo en el Hill Valley de 1885, un esqueleto de la ciudad posterior donde se va a inaugurar el famoso reloj en torno al cual se despliegan sus correrías. El encanto de esta tercera parte reside en su ambientación en el oeste americano más que en su argumento, afectado de gran inmovilismo y predictibilidad, el humor en caída libre desde la primera. Los guiños a la historia y a otras películas siguen funcionando a toda máquina. Doc encuentra a su alma gemela, la maestra Clara Clayton, se enamoran; otro obstáculo más para finalizar el film de manera feliz y correcta. La película muere en el espacio 1985, el Delorean se destruye y Marty también es feliz con Jennifer. Después Doc vuelve a 1985 desde el pasado para darnos una lección moral tras todos sus vaivenes cronológicos; el futuro lo haces tú. Un mensaje optimista. Doc se aleja con su aero-locomotora y desaparece en el tiempo, pero ya no hubo cuarta parte.

THE ADVENTURES OF FORD FAIRLANE (Renny Harlin, 1990)

fordfairlainmain

The Adventures of Ford Fairlane. 1990. Estados Unidos. Dir: Renny Harlin.

Cuando estaba en el último año de facultad se formó un pequeño debate en mi clase acerca de un videoclip de punk rock, cuál era el interés de su bagaje artístico y si podía (o no) considerarse arte contemporáneo. Fue como esas preguntas de los exámenes, justifica tu respuesta. Para la profesora el vídeo de marras era cuestionable desde un punto de vista creativo y llevaba bastante razón; también cuestionó el formato de vídeo musical argumentando que estaba más cerca de la publicidad que del arte contemporáneo, teniendo razón a medias (si el vídeo pertenece a Madonna o Lady Gaga se cuelga en cualquier museo sin rubor alguno) y finalizó su intervención perdiéndola y afirmando que el punk, si bien había sido un movimiento popular, no significó una ruptura total con el rock and roll y que, además, se había convertido en algo pasado de moda, en un ente cercenador de libertad y culpable de lamentables conductas machistas. De estúpidos y malnacidos el mundo está lleno y el punk no se libra de la reproducción de ciertos patrones de conducta cavernarios, pero de ahí a decir que en líneas generales se trata de una subcultura transitada por reaccionarios machos alfa, hay dos o tres mundos. La reté entonces a que me enumerara cuatro o cinco féminas que tocaran algún instrumento clásico del rock (guitarra, bajo o batería) antes de 1975. Y no valen las Runnaways, un experimente de estudio que tiene de auténtico lo que yo de sacerdote ortodoxo. Tampoco aceptamos solistas; hay mujeres cantando desde que el mundo es mundo. Sencillo, una tía con una guitarra eléctrica, ya nos entendemos; del lado del emisor, fuera del papel de fan desmayada por la testosterona rockera. No salen muchas. No digo que no las hubiera, sino que han trascendido poco o no eran muy habituales. Yo recuerdo a Wanda Jackson y después tengo que ponerme a pensar, tampoco soy un experto en la materia. Es evidente que la primera democratización de la música pop/rock llega con el punk. Obviar todo los conceptos de la música y la manera de hacerla desde entonces es sencillamente estúpido. Casi suspendo y todavía sigo esperando la respuesta de la profesora; mientras tanto ha llegado Ford Fairlane y me ha hecho recordar todo esto no sé muy bien por qué; el cerebro es un caprichoso desconocido y en Fuerza Vital me van a crujir porque casi no he hablado de la película.

Ford Fairlane es el detective rocanrolero, alter ego del rock en supuesto peligro por el tecno, su enemigo fatal, en el cambio de década de los ochenta a los noventa. Paradigma de arrogancia rockera de baja intensidad, del sex, drugs and rock and roll sin sexo y sólo con cigarrillos. Rock hay, de hecho, es lo único que hay. La verdad es que vista hoy (hacía mucho de la última vez) parece un enorme y viejo dinosaurio desdentado; te inspira cariño y cierta compasión aunque sabes que, en su juventud, ese mismo bicho te hubiera arrancado la cabeza de un mordisco. Todo en la película da un poco de vergüenza ajena si te paras a pensarlo así que otorgo a Renny Harlin el mérito de dirigir acertadamente tal payasada. Es verdad que posee un aura de mediocridad que la hace reivindicable. También me ocurre con otro clásico del cine rocanrolero, la demencial Al estilo americanoRiders of the storm– (Maurice Phillips, 1986) donde la tripulación de un bombardero del ejército estadounidense se niega a aterrizar tras volver de la guerra de Vietnam decidiendo pelear contra las políticas de la Casa Blanca. Al menos esta última es más subversiva. Un amigo mío lo resume de esta manera: la peor película del mundo con el mejor argumento del mundo. Pero volvamos a Ford Fairlane, que también es subversivo a su forma. Pelea por los derechos de autor y para que la creatividad de los músicos no sea coartada. Lucha contra el mal del rock. He leído que en su día suscitó polémica debido a las actitudes machistas de Ford. No sé. Parece demasiado cutre como para ofender a nadie, su humor es tan mono-neuronal que parece inofensivo. La visión del rockero de toda la vida  a punto de extinguirse resulta, en cierta medida, atractiva. El punk ya lo mató en el 77 pero aún así se resiste a morir, sin saber que está a punto de ser asesinado por el grunge dentro de poco tiempo. En Suecia, que es un país muy avanzado que entiende a todas las sensibilidades, ya están legislando para frenar la posible extinción de la raza rockera. La noticia ya tiene unos años pero yo la guardo como preciado tesoro. A un joven le conceden un subsidio porque solo puede escuchar heavy-metal, en lo que ya se conoce como subsidio rockero. Y es que hay que cuidarse; una indigestión de baladas heavys puede ser mortal.

Publicado en la revista Fuerza Vital, especial Renny Harlin.