COSAS GUAYS (Verano 2016)

IMG_20160810_115409

ELOGIO DE SHIRLEY MANSON

Alienígena recién salida de una vaina. Brochazo rojo y verde sobre una planicie lechosa, translúcida, de rosáceos desniveles; seguro que el azul de las venas se intuye bajo el pecho pálido, casi tan transparente que pueden contarse los latidos. Pero eso no lo sé, me lo imagino porque he visto los arroyos azules en otros pechos, en otras piernas y brazos; no puede ser muy diferente en Edimburgo. Lo brillante suele ser venenoso. Fuego bajo permafrost, esmeralda; caminar escuálido, de animal asustado. Pincha, la aristócrata punk, permitidme el oxímoron. Voz que es lengua y dientes; abraza y acaricia, y a veces se vuelve máquina, precisa, divide la carne, la abre, como la cortadora eléctrica de la carnicería. Es cuestión de milisegundos; la voz burbujea como una reacción química, consume la piel y ocasiona quemaduras de formas caprichosas, sugerentes, como las nubes, ¿qué quieres ver?  Rojo Carrie; aquel era otro rostro fronterizo entre lo humano y lo marciano. El rojo da poderes, es el único color de verdad, no miente nunca. Ahora el rojo se mezcla con blanco, rosa chicle, el fuego se atempera. ¿Quiénes son esos que te acompañan? ¿Tu banda? Siempre me parecieron, con todos los respetos, muñecos, trampantojos creados por ordenador, elementos para equilibrar la composición a tu gusto. Probablemente es injusto, lo sé, tratar así a los demás; un grupo es algo colectivo, ¿no? Debe serlo, yo creo que debe serlo. “Uno no puede hacer la guerra por su cuenta, como Pancho Villa”, decía Mariano, el mejor entrenador de fútbol que tuve, que no es mucho decir porque mi carrera de delantero terminó en juveniles. Pero es que ella hace la guerra tan bien… Algunos pueden pensar que ellos, esos muñecos, te han construido, como en el videoclip de James Bond. Un experimento, un pegote. ¡Qué más da! Hay gente que no sabe discernir entre un diamante y un cubo de basura. Les compadezco, pobres diablos incapaces de admirarte. ¡Qué bueno escucharte de nuevo! Es 1998. Me encanta. Es verte otra vez en el vídeo de “Push it”, muy Bellas Artes todo, lynchiana. Es decir, “eso es”, cada vez que apareces en pantalla, cada vez que posees el cono de un altavoz. He cogido el libreto de Version 2.0., y de repente me he sentido como en el futuro. I’m a big girl now, dices ahora, en 2016.  No te he tenido mucho en cuenta estos últimos años, no voy a engañarte. Escribo esto para redimirme. Es bueno saber que algo está siempre ahí. Ya me voy a castigar yo mismo, al rincón de cara a la pared.

 

El nuevo disco de Garbage se llama Strange Little Birds.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s