LIVOR MORTIS

Pues vaya. Así que no está muerta.

El sol sepultado por nubes confería al cielo un aspecto lechoso y pesado. Pese al bochorno, aún no se había desprendido de la americana por decoro; le hubiera gustado ser una de esas mujeres con la espalda descubierta. Pensó en el dinero que había costado la revista y se sintió estafado. Ernesto tenía buen material, de primera mano. Cuerpos yacientes en camas de hospitales, trabajos exprés de celador bien pagado con sus consecuentes desenfoques y pésima iluminación.
Esto es otra cosa, había dicho.

Serie #1. Retratos.
Lidia.
Hacía tantos años que no la veía; no sabía prácticamente nada de su vida. Recordó el momento de abrir el sobre que extrajo del buzón, en el ascensor, el chasco fruto de la comparación de imágenes. El rostro de la invitación contaba con más kilómetros, pero estaba seguro de que era ella. No tenía ninguna duda a pesar del contraste entre la expresión jovial actual y la mueca deformada que lucía en la revista, seguramente propiciada por los narcóticos. Calculó que habían transcurrido unos diez años entre ambas.
Notó cómo el sudor le empapaba la camisa, comenzaba a pegarse.

Serie #2. Cosa de tres.
Un tipo sujetaba la bolsa de plástico que cubría la cabeza mientras otro la penetraba desde atrás. ¿Quién le aseguraba que no era una doble? Problemas de la foto fija. Tenía que reconocer que la escena estaba bien compuesta, con cierto aire manierista incluso. Demasiado perfecto todo; un plató convertido en un luminoso limbo blanco, diferentes ángulos y primeros planos de Lidia asfixiándose.
Qué estúpido.
La gente se impacientaba en la puerta. ¿Por qué no salían? A su espalda tres hombres, que posiblemente no se conocieran con anterioridad, hacían comentarios sobre la temperatura y la posibilidad o no de que lloviese más tarde. Ya no aguantaba más. Se quitó la chaqueta y decidió que el lunes le comentaría a Ernesto el percance.

Serie #3. Acero.
La habían atado a una silla y la apuñalaban entre los dos. Sin bolsa de plástico. Lidia. Uno le sujetaba la cabeza hacia el objetivo; a esas alturas ya estaba muerta, claro. Se ponía interesante la cosa. Todo lleno de sangre e instantáneas detalle de las incisiones. ¿Cómo fue tan ingenuo para creerse ese paripé? Estaba tan bien hecho, tan real.
Ya lo había decidido: Ernesto le iba a devolver el dineral que le había costado la dichosa revista. Le invadió la urgencia de denunciar el fraude a la organización de consumidores. Livor Mortis, en tipografía de palo seco. Gente competente, muy creativos: sección de quemaduras químicas y disoluciones en ácido, mutilaciones, accidentes de tráfico. Pero falso todo. ¿Qué se pensaba Ernesto? ¿Que era un adolescente que se empalmaba con la mercromina? Estaba indignado, habían engañado su libido de manera muy sofisticada.
El débil sol había desaparecido pero la temperatura no se relajaba. Los asistentes comenzaban a fumar y a conversar debido a la tardanza.

Serie #4. Plástico.
Envolvieron a Lidia en grandes plásticos transparentes. Antes, la habían lavado bien con una manguera. El escenario recobró su pulcritud blanquecina después de desaguar toda la sangre por un sumidero.
Los fotógrafos se arremolinaron en torno a la entrada, síntoma de que ya salían de una vez por todas. Una imagen atravesó su mente. Fue en un congreso hace mucho tiempo. El padre de Lidia dijo que estudiaba arte dramático o artes escénicas o bellas artes. Qué idiota. Y él que pensaba suscribirse.

Serie #5. Sepultura.
La última colección mostraba el lugar donde habían enterrado a Lidia. Incluía un selfie de los encapuchados que la habían «matado». Intentó reconocer el lugar sin éxito, una planicie sin referencias. Solo tierra y cielo.
Al fin salieron. Le pareció que Lidia estaba radiante del brazo del pazguato aquel. Se besaron y el gentío chilló con fuerza. ¿Por qué no estaba muerta? Lanzó un puñado de arroz.
Y maldijo a PhotoShop.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s