EL DISFRAZ DE HIJO DE PUTA

they-live-w1280

He decido no volver a llevarte. A pesar de las alegrías que me has regalado en los últimos años bregando en inhóspitas oficinas, con personal de todo signo, emitiendo exabruptos por teléfono y escribiendo con cianuro en hotmail; ahora que tus poderes reparadores se hallan más que contrastados, yo te destierro, hijo de la grandísima puta, a la percha apolillada del altillo más putrefacto. Te voy a enterrar boca abajo, cabrón, porque tu comportamiento en la compañía eléctrica fue bochornoso. No más que otras veces, quizás. No estoy seguro, a lo mejor me he cansado de ti. Te he admirado mucho, muchísimo. Tú confrontaste mis creencias fundamentales, dinamitaste mi conciencia demostrándome que la amenaza es el fructífero modus vivendi del miserable desprejuiciado y mamón. Me enseñaste que funciona, en definitiva, que el chantaje es justo en ocasiones, que los golpes duros y certeros sólo se contrarrestan con otros mayores, directos a la cabeza y mortales de necesidad. Envidiaba tus aptitudes de negociador implacable, tu cinismo a prueba de balas y tu oratoria execrable, tus réplicas antológicas a los demás hijos de perra. Conseguiste ser el enemigo público número uno del Rectorado. Tu presencia aflojaba esfínteres de ineptos intransigentes, los pasillos de la universidad eran un sembrado de señales de la cruz a tu paso. ¡Oh, iceberg de uno ochenta y tres, azote de burócratas majaderos y mentirosos, paradigma de la venganza sutil y calculada! Recuerdo los rostros que poblaban las filas del paro, de la tienda de teléfonos móviles, del banco, de la biblioteca pública, de la RENFE; los ojos chispeantes al contemplarte. «Dejad paso al ablandamolleras, al ministro de la muerte, que los haga pedazos». Tu amplia sala de trofeos sigue siendo de interés nacional. ¿Cómo lograste eliminar el coste abusivo de mantenimiento de mi cuenta bancaria? ¿Sin nómina fija y sin saldo medio mensual de no sé cuánto? Mantuviste la templanza cuando la directora de la sucursal espetó aquello de «Yo no he inventado esto, trabaje usted». No le hiciste añicos el cráneo, no señor. «Yo no he inventado el banco de enfrente tampoco, pero haga el favor de sacar todo mi dinero de aquí, y el de toda mi familia, que es cliente de vosotros, chupasangres, que me lo llevo puesto». Maravilloso. «A lo largo de esta semana quiero que se me reintegren los sesenta euros semestrales que me estáis clavando y que, por cierto, a los que domicilian una nómina de más de seiscientos euros no les cobráis. De lo contrario, el lunes vuela todo». Protagonista eterno de impagables, invertidas e inesperadas situaciones de poder. «No puedo hacer eso, yo soy simplemente la directora de una sucursal. Eso es cosa de Madrid». «Como si es de Pernambuco». A las cinco de la tarde ya me lo habían reintegrado y jamás me lo han vuelto a cobrar. Todo gracias a ti. Mi móvil nuevo 4G, regalado, al hacer un nuevo contrato. «Es que ya no se dan teléfonos». «Eso lo dirá usted, nosotros somos clientes desde hace un montón y yo quiero un teléfono nuevo». Tu verbo era la llave de lo imposible, pero ya no lo quiero más a mi lado. Humillaste a la trabajadora de la eléctrica, y llevabas razón, como siempre. El remordimiento pesó más que la verdad. Ahora deberías volver y pedirle disculpas aunque sé que no lo vas a hacer, porque eres un hijo de puta, y vosotros no hacéis eso. Aquí me dejas el trance; el marrón, como siempre, para mí. Y no me vengas con eso de que la chica era una hija de puta real. ¿Y si estaba disfrazada como yo? ¿Cómo reconocer a los hijos de puta de verdad? Ojala inventasen unas gafas para identificarlos, como en aquella película del maestro, Están vivos. Todo sería mucho más fácil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s