GAGA Y LA “A”

INTERSCOPE RECORDS GAGA PHONE

Telephone. 2010. Estados Unidos. Dir: Jonas Akerlund.

¿Se trata del enésimo reciclaje de fetichismo punk por parte de la industria? El vídeo de Lady Gaga, perfectamente dirigido por el avezado Jonas Akerlund es un salteado saturado de cultura basura. Por estar, están todos los clichés que existen bajo la capa del cielo; onomatopeyas de cómic, pantallas partidas setenteras, saturación de colores, histrionismo, homenajes tarantinianos, subgéneros eróticos (cárceles de mujeres) y pop. Pero no era suficiente. Había que otorgarle una pátina de marginalidad al asunto. ¿Hay vida más allá de los Ramones?, debió preguntarse un productor musical en algún lugar de Norteamérica y los becarios en plan Anacleto agente secreto, ojo al parche en algún conciertillo de macarras. Línea caliente con el despacho del súper.

—Tenemos a un fulano que parece una ferretería, a una pava con un pantocrátor tatuado en los riñones desde cuyo interior sonríe Malcolm McLaren y a Charly, un tipo que acabamos de conocer en una gasolinera. Dice que nos pudriremos en el infierno. Cambio.

Nervios en Detroit. Los gerifaltes se revuelven en las butacas de cuero negro, apuran sus botellines de agua mineral, se masajean las seseras. El súper, hierático, habla:

—Sigan buscando.

Ivonne, una colombiana hecha de canela, atraviesa la estancia y sirve unos cuba libres. Posición de Apoxiomeno y sonrisa complaciente a los mandamases, pero el horno no está para bollos. Con inteligencia, flota hasta desaparecer. Que cada palo aguante su vela, piensa. La esfinge rompió el silencio de nuevo.

—Sigan buscando.

Los espías improvisados están al borde de sufrir un ataque epiléptico. Hay mucho humo, y luces de colores, y peinados estrambóticos. Charly es un indeseable que les ha dado el palo. A tomar por saco el equipo de emepecuatro con captador de ultrasonidos y la microcámara de vídeo con GPS camuflada en una tachuela de la chupa. Aún con todo, los agentes se reponen.

—… un personaje con chándal de mercadillo, una chica vestida de policía, perdón, puede ser policía…es policía, confirmado. Cambio.

Un estruendo y se corta la comunicación. La esfinge se frota los ojos. Akerlund, que ha tocado en Bathory, desafía al silencio.

G.I.S.M, Doom y la A dentro del círculo.

La esfinge no sabe de qué habla Akerlund. Alza la mano y le muestra el camino hacia una pizarra electrónica.

—Yo creo que si se lo pintamos a Lady Gaga en la chepa, no se va a hablar de otra cosa durante mucho tiempo. Incluidos los punkis.
La esfinge aplaude lentamente. La comitiva se incorpora a la gran ovación que se avecina. La conexión se restablece repentinamente y suena un eructo.

—Os pudriréis en el infierno.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: COSAS GUAYS (Sección invierno) | INCITATUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s