INTRAMODAS o CUENTO MCMLXXVII

hiroshima

Últimamente tengo un poco abandonados a mis dos lectores y no es que haya cesado de verpelículas o series; mi inactividad se relaciona más con la pereza veraniega, causa principal de que Incitatus pazca plácidamente en el pasto, mirando el paso de los trenes, repantigado. Ahora señores, señoras y señoritas, me voy de vacaciones, a continuar ejerciendo el derecho a la vagancia con una escena marina de fondo, no sin antes publicar un artículo de momentánea despedida. Así que mientras cuelgo el cartel de “Ahora buelbo” les dejo con una reflexión acerca de las modas internas punkis que nos afectan. Que no se me mosquee la peña; esto está escrito sin acritud y pretende ser un especie de cuentito del que pueda extraerse alguna moraleja, constructiva a ser posible, como en los relatillos medievales, que nos ayude a convertirnos en mejores personas, sentirnos mejor con  nosotros mismos, con el mundo y con los demás. La pena es que a mí no me ilumina la proverbial sabiduría de ningún Patronio…. No me enrollo más.

CUENTO MCXLXXVII

Lo que sucedió a unos  jóvenes de provincias que asistían a muchas veladas punk

Habiendo terminado el concierto de un famoso grupo de crust que andaba de paso por nuestro vetusto reino, se formó un corrillo entre ciertos asistentes y uno de ellos, el más joven, dijo así:

 – No entiendo por qué han ganado tanta fama éstos caballeros; aunque no hacen mal su trabajo y ofrecen un espectáculo agradable, son más repetitivos que otra cosa y su estilo parece un poco fotocopiado al de sus –supongo- referencias musicales.

 – Llevas razón -afirmó otro de los presentes-, en los últimos seis o siete años los conjuntos musicales de este tipo se han multiplicado, ha sido un milagro similar a los panes y los peces. La verdad es que todos se parecen mucho entre sí. ¿Por qué será?

 Entonces habló el más longevo de todos los que se hallaban reunidos.

 – Creo que están obviando dos aspectos fundamentales de todo este fenómeno. Así como el que dispone de padrino no se ahoga en la pila, muchas de estas bandas son del gusto de individuos muy bien situados en nuestra escena y sus preferencias son –sin que sea culpa suya o ellos sean conscientes- inexplicablemente reverenciadas por muchos, creándose así unos elementos de influencia para el público, algo parecido a las corrientes de opinión de los medios de comunicación de masas pero a nivel subterráneo. El otro factor se relaciona con la moda. A veces una banda comienza a practicar un estilo -con frecuencia se trata de uno abandonado- que mediante la mímica se pone de nuevo en boga porque a muchos súbditos comienza a agradarles de manera repentina, produciéndose esta situación que tantas veces hemos presenciado.

 -Es más – añadió el más joven-, parece que existe la obligación de tener que hacer eso que se ha puesto, o han puesto de moda. Si no, no te encuentras entre lo más in de la movida, aunque lo más in te parezca algo que ha perdido el sentido en cierta forma, que se ha desvirtuado a sí mismo merced a la copia y la falta de originalidad deliberada. Yo creo que muchas bandas podrían ofrecer algo más auténtico si buscaran un poco dentro de sí y olvidasen el concepto de hacer porque lo hacen los demás.

 Los presentes asintieron y prosiguió otro, ni tan joven ni tan viejo.

 – Eso que decís es tan cierto como la noche que sucede al día pero creo, además, que todo esto se completa con una actitud que siempre me ha parecido un poco absurda. Me refiero al hecho de intentar convertirse en lo que la gente espera de ti. Lo explico con un ejemplo tonto; la reproducción de calaveras y hongos atómicos en las carátulas de  los discos punk o las señoritas lascivas de los discos de rock… Una vez, una dama me dijo que yo no parecía un cantante, que no tenía ni pendientes ni tatuajes, que más parecía un profesor que otra cosa. Para mí fue un cumplido aunque no pienso que ella lo comentara con esa finalidad, más bien creo que le había sorprendido –de verdad- el hecho de que mantuviera mis orejotas vírgenes y, envalentonada por media docena de cervezas, se había acercado a decírmelo. ¿Es que mi cuerpo tiene que contener más tinta que un tebeo para que se me tome en serio? ¿Todavía otorgamos esta importancia a la estética? Pensaba que todo esto se había superado hace años pero me he dado cuenta de que la realidad es más dura; aspectos que creíamos fuera de toda duda o debate vuelven constantemente a la palestra porque no todo el mundo tiene nuestra idea acerca de los mismos, debido a su cultura o creencias o vaya usted a saber por qué, así que ciertas temas no están, en el fondo, tan superados como parecen. El caso es que el punk ha ido perdiendo el elemento sorpresa que siempre había sido una de sus bases más firmes a favor de la repetición sin control y la copia. Un familiar mío me ha prevenido de que se acerca otro modelo a seguir que ya está triunfando en otros reinos y ducados, el after-punk.

 Todos asintieron y dieron varios tragos a sus refrigerios. El que cerraba el grupo, que no había hablado en ningún momento porque se encontraba completamente borracho, abrió una lata de cerveza caliente y un haz de luz emergió de su interior. La cegadora claridad tomó la forma de venerable anciano con chupa de cuero, gafas de sol y una a de anarquía en el pecho. Todos los presentes se arrodillaron tan pronto la imagen se hizo visible.

 -¡Es Dios del Punk! – exclamaron.

 -Nos va a castigar porque lo hemos mentado en vano. ¡Estamos en pecado mortal!

 Entonces Dios del Punk miró fijamente a la concurrencia del concierto, eructó y dijo así:

 – No temáis mi ira en estos momentos, fieles míos, no he venido a castigaros aunque debería, porque los discos que escucháis en privado…Madre mía… No debéis olvidar que yo todo lo veo y lo escucho, nada permanece oculto a mi conocimiento. Un consejo voy a daros para que os sirva en el futuro. Como han dicho estos jóvenes, más os valdría dejar de copiaros unos a otros e intentar hacer las cosas a vuestro gusto, sin imposturas que mermen vuestra capacidad creativa y sin importaros lo que despierte en los demás, incluidos aquéllos que, por su posición preeminente, tienen mayor influencia sobre el resto. Debéis hacer lo que queráis, cuando queráis. Intentad darle una vuelta de tuerca a todo aquello que imaginéis para conseguir llevarlo un paso más allá y no quedaros en lo que todo el mundo hace, que, por otro lado, también es muy digno. Si decides hacer algo, que siempre sea por ti mismo. Y lo más importante de todo: no aburráis. Ese es el peor de los enemigos.

 Dios del Punk desapareció en el interior de la cerveza caliente. Entonces los jóvenes de provincias decidieron componer una coplilla para que quedara constancia de lo allí acontecido y sirviera a las generaciones venideras. La hicieron poner en todos los fanzines y decía así:

Si punk queréis hacer

hacedlo, pero bien

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s