VIDA DEL CIUDADANO DESECHO

naked

Naked. 1993. Reino Unido. Dir: Mike Leigh.

No hay romanticismo en el inframundo que habitan los personajes más arrastrados de la historia del cine, en el retrato –leve- surrealista del fondo del agujero social, de las vidas de los ciudadanos-desecho. Mike Leigh enfanga la cámara sin que parezca algo pensado, algo deliberadamente estudiado. Los pantalones rotos y los pantalones rotos de fábrica. La cara b del estado de bienestar en toda su crudeza, sin sensiblerías ni heroísmos. Como en la vida, vaya. Buñuel, los lumpen neorrealistas e incluso –es exagerado, lo sé- los submundos infernales de Clive Barker asoman la cabeza. Aquélla película suya, Razas de noche (Nightbreed, 1990) y Midian, la ciudad subterránea donde moran los monstruos. En Naked la ciudad no está bajo tierra sino a la vista de todos y los monstruos no tienen formas ni poderes extraños, trabajan en tediosos turnos de noche, malviven en el desempleo o en curros ruinosos. Y debajo del cielo de plomo, a la altura de las viejas viviendas de protección oficial, Johnny dispara su lengua mortal, un humor desaprensivo, ácido; el paria inteligente al borde de la locura. Termina Naked, una película que hace daño y la sensación de patetismo perdura, al igual que el recuerdo de Johnny, un ser a menudo simpático y ofensivo en su verbo que por momentos deja de caerte bien. ¿Es que pensar afea y envejece?, debe preguntarse. ¿Lo imbécil es saludable?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s