SHERLOCK MADRID

sherlock3

Holmes & Watson. Madrid Days. 2012. España. Dir: José Luis Garci.

Decía una tía abuela mía, inmigrante primero en Madrid y luego en Londres, que había gente que entraba en Madrid, pero que difícilmente entraba Madrid en ellos. Mi tía se refería a familiares suyos –míos por tanto- que también tomaron la decisión de abandonar el pueblo en busca de, no ya algo mejor, sino algo a secas y, al contrario que ella, no supieron o no quisieron permanecer allí demasiado tiempo o simplemente tuvieron serios problemas de adaptación. Holmes no ha entrado en Madrid con todo el buen pie que cabía esperar. Hay que reconocer que el título promete una buena astracanada, es complicado explicar las impresiones que te causa Holmes & Watson: Madrid Days. El aburrimiento general sólo deja hueco a momentos involuntariamente surrealistas –o bien no entiendo el humor de Garci- o actuaciones denunciables. Leticia Dolera se hunde en el fango interpretando a la esposa de Watson, y eso que la última vez que la vi en Rec [3] me pareció fabulosa interpretando a una consorte sanguinolenta. Aquí no se cree ni una palabra de lo que dice aunque en su descargo añadiré que no es sencillo defender un guión tan inflado, tan artificioso y estirado. Tan cercano al cine de Garci como alejado de las novelas o aventuras cinematográficas del detective inglés; sin principio, ni fin, ni atractivo alguno. Parece imposible que en más de dos horas de película, Holmes apenas haga un par de deducciones. Se supone que es lo que Sherlock hace; es por lo que es famoso y respetado, por lo que Scotland Yard requiere sus servicios a menudo. No es una cuestión de purismo, ni de fidelidad con la obra literaria, entiéndanme; es que no hay realmente película. Holmes y Watson vagan por Madrid de taberna en taberna y reunión en reunión. Aparecen coetáneos importantes como Pérez Galdós y Albéniz. Ruiz Gallardón ha detenido –por un momento- su voluntad de aplicar la nueva cadena perpetua revisable a cualquier abortista o mujer sospechosa de serlo o haberlo sido, para interpretar al compositor familiar suyo, poco minutaje pero con frase. Así transcurre toda la película, sin que parezca que haya una trama bien elaborada, la reproducción de los asesinatos de Jack el Destripador no están bien engrasados y carecen del misterio y la intriga que requieren para que exista un caso que resolver. El tono general de la película es adormilado y cursi, con escenas ridículas como las protagonizadas por nuestros héroes y el revisor en el vagón de tren. Ya ven que no saco prácticamente nada positivo del film, pero es que me ha parecido mala en toda su dimensión. Quizás también puede haber influido en esta visión nefasta el hecho de que acabo de terminar la estupenda serie de la BBC Sherlock; dos temporadas de tres filmes que reinterpretan los personajes de Conan Doyle en la actualidad y que me ha atrapado durante una semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s