ULTIMATE SOCIAL HERO

tambienlalluvia

También la lluvia. 2010. España. Dir: Iciar Bollaín.

La impostura dentro de la impostura, el cine hecho por y para occidente. Menos mal que está el hombre blanco para hacerse eco de lo que ha provocado. En sus dos vertientes; la de agresor y la de defensor del agredido. Colón y el padre De Las Casas no son lo mismo pero casi: producto nacional. Es muy habitual la mezcla alegórica de pasajes históricos que distan entre sí nada menos que quinientos años, como si pudieran aplicarse los mismos parámetros para su análisis. La resistencia indígena a la colonización y los enfrentamientos de los bolivianos pobres con el ejército hacia el año 2000, la llegada de los españoles en 1492 y la de un equipo de rodaje a Cochabamba a principios del siglo XXI. Todo con un aire muy español, no en el sentido de agrandar la figura de los conquistadores, sino en el paternalismo de antigua metrópoli, algo que han compartido todos los imperios habidos y por haber. Me suena a “ya os vamos a hacer nosotros una película sobre vosotros, es que no os enteráis de nada. Ni siquiera cuando sois los protagonistas.” Denunciar que un boliviano cobra dos euros al mes y al mismo tiempo rodar la película en Bolivia es el pobre diablo que invita a la ronda al señorito porque se ha olvidado la cartera en el Mercedes, condenar un régimen político sanguinario y a la vez financiarlo. Hay que hacer malabarismos, pero todo con el tiempo hace mella en nuestros cocos. Repetir la mentira hasta que se torne verdad. Es verde, es ecológico. Es rojo, contamina. Vas a comparar el tranvía de Bilbao que parece un caramelito de menta, con su margarita en los laterales y la gigantesca leyenda BIO por si aún quedaba alguna duda de que el trasto funciona por ciencia infusa – ¡los raíles están integrados en alfombras de césped bien mullido!- con la tartana que recorría hace años las calles de Estambul, mitad rojo -¡peligro!- mitad plateado soviético. Hombre, por favor. Y así nos van metiendo las cosas, si cuela bien y si no también. Una película que gustará a los productores cinematográficos, ese gremio tan necesario como huérfano de arte, que puede verse reflejado en Costa, el último héroe social.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s