LOS DOS ESCOBAR

twoescobars

The Two Escobars. 2010. Estados Unidos / Colombia. Dir: Jeff Zimbalist / Michael Zimbalist.

Todo el mundo sabe que arte y deporte no se llevan bien. A causa de alguna antigua tradición desconocida –al menos para mí- podemos afirmar con rotundidad que son excluyentes. O que nunca han estado, respectivamente, a la altura. Ignoro si tal hecho está relacionado con la extendida concepción romántica de artista, aquélla que hunde sus raíces en pleno siglo XIX y que todavía podemos rastrear hoy, una idea compartida igualmente por personas ajenas al arte como por numerosos artistas o aprendices de; el ser atormentado cuyo único motor existencial es su creatividad o talento. Añádanse unos toques de marginalidad, esquizofrenia y vicio para acabar el cliché. Un individualismo total que aleja al artista de los divertimentos del populacho situándolo un escaloncito por encima. El deportista y el artista se convierten casi sin darse cuenta en figuras antagónicas. En el cine las sensaciones no son muy diferentes a pesar de compartir con el deporte su carácter popular. Con la excepción del boxeo, cuesta ver alguna película decente sobre casi cualquier disciplina deportiva; la última que me sorprendió fue la fantástica Moneyball, cuya calidad ilumina las sombras que puedan desprenderse de un deporte tan lejano a nuestros ojos como es el béisbol. Si hablamos de fútbol, uno de los deportes que más atención acaparan entre la población mundial, el cine le ha hecho flaco favor. No existe una película buena sobre fútbol, sólo tonterías entretenidas –Evasión o victoria– en el mejor de los casos, porque del resto es mejor abstenerse. Una lanza he de romper a favor de The Damned United, la última película sobre fútbol que he visto y que, sin ser buena, sí que es interesante y posee cierto atractivo. Pero lo demás, ya saben; Goal 3 y demás patraña.

The Two Escobars  narra las conexiones entre narcotráfico y fútbol en Colombia durante las décadas de los ochenta y noventa, a través de la vida del capo máximo del cártel de Medellín, Pablo Escobar, y del capitán de la selección colombiana de fútbol, Andrés Escobar. El documental explica el advenimiento mundial del fútbol colombiano como un proceso indivisible del auge de los cárteles de la droga que comenzaron a lavar importantes sumas de dinero a través de los clubes más importantes del país: el Nacional de Medellín, propiedad de Escobar, y el América de Cali, de cuya gestión se encargaba la organización criminal de dicha ciudad. Los éxitos deportivos no tardaron en llegar espoleados por los narcodólares: Nacional levantó la copa Libertadores en 1989 y América quedó subcampeón tres años consecutivos (1985-1987). Los testimonios del técnico ‘Pacho’ Maturana y de los protagonistas de aquélla selección colombiana llamada a ganar la copa del mundo de 1994 son ambiguos respecto a la figura de Pablo Escobar; no es fácil digerir que tu padrino deportivo sea un tipo al que se le atribuyen miles de asesinatos. Sin embargo fútbol y marginalidad siempre han maridado bien –por encima de marginalidad y arte- así que no es de extrañar que muchos futbolistas que, como René Higuita, crecieron jugando en los campos de fútbol construidos por Pablo Escobar en los suburbios, dejen entrever en sus declaraciones que en el fondo, le deben algo. Una preocupación narco-social que el gobierno colombiano pasó por alto y que encendió la chispa de un fervor fanático hacia la figura del criminal colombiano por parte de los pobres, de los que sobran. También me ha llamado la atención otra cuestión, ni cinematográfica ni futbolística: es sobrecogedor contemplar cómo criminales procedentes de ambientes muy humildes, sin demasiado tiempo para el estudio y la sacrosanta formación permanente, se expresan con mayor claridad y corrección que cualquier político o personalidad pública española. Espectacular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s