ROTTEN EN NORUEGA

Soenner-av-Norge

Sonner av Norge (Sons of Norway). 2011. Noruega. Dir: Jens Lien.

A finales de los setenta, en plena explosión punk londinense, los Sex Pistols abandonan las islas para actuar en varios países europeos. Según escribe el propio Rotten en su autobiografía No irish, no blacks, no dogs, de entre todos los públicos continentales, los escandinavos fueron los que mejor entendieron el concepto del punk y de los Pistols, mucho antes que los británicos incluso. Los nórdicos parecían estar más en sintonía con la banda y sus inquietudes o circunstancias, aquéllas que, fuera de Londres tampoco fueron comprendidas del todo, produciéndose todo tipos de enfrentamientos entre los Pistols y el respetable, sobre todo en las zonas rurales del norte de las islas. Los vikingos captaron el mensaje a la primera y no se quedaron en la epidermis estética, supieron ver más profundamente y adaptarlo para sí. Además mostraban más interés por la música que por la moda, dando la sensación de una independencia total, de ir a su rollo, al margen de la tinta que se malgastaba en los periódicos sobre el punk en general y los Pistols en particular. Era un público muy joven, borrachuzo y agresivo en ocasiones. Johnny Rotten lo describe así: “[…] se habían metido en el punk sin todos los estereotipos y sin tener que seguir una imagen establecida. La opinión de la prensa musical les daba igual. Las chicas eran increíbles. Te violaban y al mismo tiempo disfrutabas de una sauna. Y todas eran unas bellezas muy bien dotadas. Hacían trizas la imagen ridícula de modelo delgada”.

No me pierdo nada de lo que hace Rotten / Lydon, me parece un tipo simpático e inteligente, histrionismo aparte. He llegado incluso a disfrutar con sus últimas apariciones en televisión,  concebidas para hacer caja sin rubor alguno. Así pues tampoco podía dejar pasar Sons of Norway (Jens Lien, 2011), puesto que lo primero que escuché sobre la cinta, es que John Lydon hacía un pequeño cameo interpretándose a sí mismo. Obviando este pequeño detalle –la aparición de Rotten apenas dura unos minutos- la película me ha resultado atractiva, buena. El punk como vehículo iniciático de la nueva vida, de la ruptura con el pasado hippy – liberal. Nikolaj es un adolescente que vive en una pequeña ciudad noruega. Crecido en el seno de la paradigmática familia escandinava de clase media, comienza a abrazar el nuevo sonido que llega desde Londres, pasito a pasito al principio, y luego, espoleado por la muerte de su madre, se zambullirá totalmente en él. La relación que surge entonces entre punk, Nikolaj y su padre será el motor de un film técnicamente muy fino. A Jens Lien no lo conocía pero me ha transmitido buenas vibraciones, así que ya he visto también  su  De Brysomme mannen (El inadaptado), una sátira social dotada de un humor suave pero certero. Sons of Norway la ha escrito Nikolaj Frobenius y está basada en su novela semi – autobiográfica Teori og praksis. Cuando terminé Sons of Norway recordé esta afinidad punk-escandinava que Rotten comenta en su libro. Quizás ver a los Pistols y no sólo escucharlos a través de sus discos fomentaran una (entiéndase en el contexto) cierta inclinación hacia la subversión, un gusto por una actitud y una música que con el paso de los años favoreciera el nacimiento del nuevo rock nórdico, una de las mayores influencias del punk rock durante los años noventa. Quién sabe, a lo mejor me estoy pasando de listo un poco. Todo puede ser.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s