PINTAN BASTOS EN PARÍS

venganza_taken

Taken. 2008. Francia. Dir: Pierre Morel.

Últimamente me he dedicado a perder el tiempo ingiriendo películas de venganza familiar, ése subgénero plagado de casquillos de bala, violencia exacerbada y persecuciones endiabladas con finales aleccionadores. Hay gente que no soporta éstas cintas. No les culpo. A mí me divierten bastante, siempre y cuando esté rodeado de amigos predispuestos a la caspa total; cinéfagos que nos entretenemos emulando a los guionistas del film barruntando lo que sucederá en la siguiente escena. Disfruté de lo lindo con Kevin Bacon ataviado con la cazadora del equipo de fútbol americano de su hijo muerto, recortada en mano, metiendo plomo a todo cristo en Death Sentence, claro homenaje a Charles Bronson. Sin embargo, de todas las vendettas que devoré me quedo con la que más carcajadas consiguió arrancarme. El título en castellano (Venganza) es esclarecedor, nada de metáforas rebuscadas ni juegos de palabras ocurrentes. Directo al grano. En Taken, un agente retirado de la CIA,encarnado por un siberiano Liam Neeson, tiene que acabar con una peligrosa banda de albaneses que ha raptado a su hija con el fin de drogarla y prostituirla en un infecto antro de un gueto parisino. Nada nuevo bajo el sol. Luc Besson firma un guión desbarrado, exagerado hasta el delirio, marciano y caricaturesco. La galería de personajes es de instantánea familiar sobre televisor; la madre de familia de raigambre, separada de un Neeson que olvidó a la suya perdido en juegos de espías en algún lugar del mundo, la dulce hija adolescente trasunto de la vírgen, el nuevo marido, un bufón cobarde, frívolo y estúpido. Completan el elenco de tópicos los antiguos compañeros de Neeson en la CIA. Montan barbacoas y comentan anécdotas de cuando provocaban golpes de estado en Sudamérica. Tras un inicio mostrándonos cuánto quiere Neeson a su hija, el baile da comienzo cuando  ésta le comenta la idea de irse a París con una amiga a pasar las vacaciones. Al agente de la CIA no le hace ni puñetera gracia eso de carne fresca en una Europa llena de tiburones y así se lo manifiesta a su ex mujer. Eres un paranoico Brian, las chicas sólo quieren divertirse, tienen que conocer el mundo, ya estás con lo de siempre… Liam Neeson accede a regañadientes firmando la autorización para salir del país puesto que la niña, para más inri, es menor de edad. Aún así, papá impone unas condiciones; tiene que llamarle a todas horas para decirle que se encuentra bien, al despertarse, al acostarse. No le pone un localizador GPS en las bragas porque entonces no habría película. En el aeropuerto, Liam Neeson descubre fortuitamente que la intención de las dos jóvenes es pegarse un festival impresionante siguiendo a la banda U2 en su gira europea (de diez Besson). Neeson imagina por un instante a su hija en algún espartano festival rockero, sucia de barro hasta las orejas,  borracha como una cuba en una orgía satánica con moteros tatuados. La deja marchar resignado.

París de la Francia. Las chicas se divierten haciéndose fotos ajenas al peligro que les espera. Un atractivo joven autóctono les invita a compartir un taxi alegando que son muy caros. Cuando llegan a su residencia, el francés misterioso comenta que habrá una fiesta por la noche. A la hija de Neeson no le seduce la idea de acudir a la fiesta del primer desconocido que pasa por el aeropuerto, pero su amiga (el personaje putón verbenero) la convence mediante un argumento de peso: el francés es muy guapo y por algún sitio hay que empezar la aventura europea. Ya en casa, mientras la amiga cheerleader salta de sofá en sofá mientras atruenan The Hives en el equipo de música, la responsable hija de Neeson habla con él por teléfono. En ese momento, irrumpen en casa cuatro gorilas con bómber. La hija narra en directo cómo los malvados albaneses se llevan a la fuerza a su amiga. Neeson, con nervios de acero, comunica lo que debe de hacer toda persona que sabe que le van a raptar inmediatamente; escucha impertérrito los gritos de su hija mientras se la llevan. Hasta aquí la primera mitad de la película. El resto no lo desvelo, aunque no hace falta ser Julio Verne para saber lo que va a ocurrir en lo que resta de metraje. Liam Neeson se presenta en París y en cinco minutos prepara el dos de mayo; provoca un colapso total de tráfico, es responsable directo del atropello del gancho de la banda albanesa y toda la policía de la ciudad comienza a perseguirle. La investigación (por llamarla de alguna manera) para averiguar el paradero de su hija está jalonada de mortales golpes en la nuez, disparos y martirios espeluznantes que el autosuficiente ex agente de la CIA reparte por doquier. Y en este punto de la película nos preguntamos por qué la CIA jubiló al bueno de Liam, si solo tienes que montarlo en una avioneta, enchufarle un paracaídas y lanzarlo sobre el primer país que desafíe al sueño americano. Liam lo devolverá a la edad de piedra en cuestión de minutos.  De todas formas, Pierre Morel dirige correctamente, crudo, con un ritmo trepidante. Dentro de toda la fantasía lisérgica de Besson, se sigue sin problemas y consigue que te la tragues de principio a fin. Véanla acompañados; diversión asegurada.

La última fila de asientos de un cine en un centro comercial. Una película intrascendente en la pantalla. Dos jóvenes la observan sin interés. Son un chico y una chica jóvenes; él la rodea lentamente con el brazo, acaricia su cabello. Acerca sus labios a los de la chica. De repente se oye un sonoro chasquido y el joven cae al suelo desparramando las palomitas y la naranjada. Alguien se vuelve una fila más adelante reclamando silencio. La chica suspira:

-Joder papá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s