CASUALIDADES

Quad+DateCamp2

Hereafter. 2010. Estados Unidos. Dir: Clint Eastwood.

Aunque mucha gente niega la existencia de las coincidencias (en la vida, porque el cine, en cierta medida, no puede explicarse sin el azar caprichoso) yo creo en ellas. Sin fanatismos ni mística algunos, pero ahí están. Entiendo que dicho así suena fatal, pero todos hemos vivido situaciones explicables únicamente desde la (buena o mala) suerte; caminos burlones que trazan espirales en el tiempo para emparejar momentos o sucesos concretos. Nos sorprendemos al ver hechos análogos que distan siglos entre sí y nos vence el asombro al contemplar otros que ocurren en segundos. No mentéis al diablo, que se aparece, y tiene muchas formas: puede encarnarse en tu sigiloso jefe camuflado en la publicidad de una mampara de una parada de autobús, justo en el desafortunado instante en el que envías recuerdos a toda su parentela yacente, viviente y por venir. Que se lo digan a Marion Crane cuando la pilla el suyo trincando varios miles de dólares (casualidad 1), antes de emprender una huída que la llevará al Motel Bates porque un diluvio le impide conducir (casualidad 2) y donde tendrá el placer de conocer a un muchacho encantador (casualidad 3) ¡Qué funesta combinación! Ahora me da miedo parar en áreas de servicio mientras llueve, aunque tengo todo a favor si pensamos en el destino de la pobre Marion; al menos me libro de la casualidad 1 porque no creo que conduzca jamás con miles de dólares en la cartera. Respecto a la tercera de las casualidades prefiero seguir creyendo en ellas y confiar en que no haya demasiados perturbados regentando hoteles de carretera.

La última película de Clint Eastwood, Hereafter, se encuentra en esa confusa nebulosa entre la vida y la muerte que experimenta una de sus protagonistas. Son tres historias diferentes, tres afluentes que discurren en paralelo para converger en la desembocadura. Inglaterra, Francia y Estados Unidos forman el triángulo que delimita una acción que me ha recordado a Babel de González Iñárritu, en su planteamiento, no sé si por reciente o porque ahora mismo no recuerdo otra. Otra con una estructura multinacional de tres países, quiero decir. Siempre tengo la sensación de que se tensa peligrosamente la cuerda en este tipo de narraciones y los directores funámbulos corren riesgos porque a veces se olvidan de la red. Pero claro, con red lo hace cualquiera, dirán algunos. Creo que la estructura falla pero no sabría decir por qué. Es por todo y por nada; por momentos me parece absolutamente anodina, también predecible. No encuentro nada que me sorprenda tras el tsunami inicial, cuando comienza el baile de casualidades que todos sabemos tendrá lugar a continuación.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: CARNAVAL « INCITATUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s