URBE GRIS SIN CARA

the killing

The Killing. 2011. Estados Unidos. Creadora: Veena Cabreros Sud.

Sin duda existe un antes y un después en la historia de las series policíacas o de misterio –quizás en las series en general e incluso en el cine, quién sabe- desde que The Wire irrumpiera en nuestras pantallas; el retrato minucioso de todas las caras de una ciudad, honesto, que analiza su pirámide social de manera inteligente pasando por encima las corrientes y enrevesadas líneas de investigación del tópico policía catódico. Acabo de terminar la primera temporada de The Killing, una serie policiaca con misterioso asesinato incluido y reminiscencias de Twin Peaks que tiene sus aciertos y sus fallos como todas las cosas. La serie consta de trece capítulos de tres cuartos de hora cada uno y los cuatro primeros son espectaculares, en especial el primero de todos; ese halo de desesperación que impregna la ciudad de Seattle, un elenco de melancólicos personajes –comandados por una granítica Mireille Enos- que luchan bajo el monzón perpetuo, un episodio magníficamente dirigido que finaliza con un momento cinematográfico maravilloso, la apertura del maletero y descubrimiento del cuerpo de Rosie Larssen por parte de la detective Linden. Un comienzo inmejorable, tres horas de misterio en la que se ha hecho especial hincapié en dotar a la serie de una atmósfera plomiza, la urbe gris sin cara, el territorio hostil donde pelean los seres humanos. Sin compararla con The Wire, The Killing me estaba sorprendiendo gratamente hasta que llegó el quinto o sexto capítulo y comienza a vulgarizarse a medida que avanza la trama; el desfile de sospechosos y falsos culpables es incesante y no parece tener otro fin que el de alargar la serie / investigación. Solamente en los momentos finales parece recobrar el brío con un brillante giro –en realidad no es tal porque lo olíamos desde el principio-. El final parece no serlo, abocetado y hay numerosas pistas falsas –el vídeo grabado por Rosie- que no conducen a ningún sitio, simplemente se han introducido para elevar la cota de misterio de manera gratuita. Este hecho hace que al final The Killing te deje un regusto agridulce, la sensación de que después de crear un entorno perfecto para el desarrollo de cualquier trama, lo han estropeado al tropezar con la zancadilla de lo trillado. Aún así The Killing engancha mucho y tiene lo más difícil de todo, un escenario que es el personaje más importante; el Seattle amorfo y lúgubre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s