FILM SOCIALISME (Jean-Luc Godard, 2010)

filmsocialisme

Film Socialisme. 2010. Suiza. DIr: Jean-Luc Godard.

Recuerdo a Jesús Franco diciendo que un director de cine tiene mucho de maestro de ceremonias circense, un encargado de un espectáculo fundamentalmente pensado para la diversión, el sufrimiento, la provocación de reacciones en el espectador. Todo está pensado para algo y esos fines nos pueden parecer más o menos legítimos, correctos o funestos en función a nuestro pensamiento, situación o humanidad. Film Socialisme es collage visual y sonoro, retazos de trasfondo político y de compromiso, pero debe ser que cuando la ví no disponía de la preparación mental adecuada, tenía el día cruzado. O bien eso, o bien relaciónese  con la desconfianza ibérica ligada siempre a cualquier novedad que se nos presente; son tantos años intentándonosla meter a cualquier precio, que la duda y el escepticismo preventivos se han apoderado de la mayoría de nosotros. Ocurre que estoy un poco empachado de deconstrucción. O de fonemas visuales, como he leído por ahí. Volviendo al símil inicial, Godard es más sermón que hombre bala. Aburre, y eso es imperdonable. Por lo menos para mí. Siempre he pensado que el arte debe entretener de alguna forma, que hay que pelear contra el tedio. Seguro que muchos piensan que ésta es una posición pueril (y tal vez no les falte razón) pero no creo que las ingestas deconstructivas desmedidas en pos de una intelectualidad mostrada de manera rebuscada e incomprensible te hagan caminar a dos metros del suelo. No quiere decir que no me guste la “intelectualidad” de los directores de cine ni que aplauda cualquier gilipollez fílmica. No es eso. Pero a veces me da la impresión de que la extravagancia (Godard aparte) se asume por muchos directores como un recurso “fácil” en el sentido de utilización reiterada, sin connotaciones negativas; hacer cualquier cosa bien es muy difícil, lo más sencillo es hacerlo todo mal. No sé. En la misma entrevista, Jesús Franco despotricaba (con mucha gracia, hay que señalar) contra los directores intelectuales, instándoles a que escribieran el “libro gordo” como Schopenhauer. Que eso era lo verdaderamente difícil, no hacer películas. Su afirmación es muy discutible, pero creo que algo no ha funcionado entre Godard y yo en el año 2010, porque al cuarto de hora de película ya deseaba que el transatlántico de los protagonistas se hundiera en mitad del Mediterráneo.

Publicado en la revista Fuerza Vital.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: TYSTNADEN (Ingmar Bergman, 1963) | INCITATUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s