STAR WARS. Episode I: The Phantom Menace (George Lucas, 1999)

phantommenace2-xlarge

Star Wars. Episode I: The Phantom Menace. 1999. Estados Unidos. Dir: George Lucas

Aprovechando la estela de comentarios, opiniones y exabruptos que ha producido la compra de Lucasfilm por parte de Disney, así como el anuncio de filmar una nueva trilogía galáctica bajo su tutela, he decidido revisar los seis capítulos que forman la saga. Habrá que esperar hasta 2015 para descubrir que derroteros toma la historia; supongo que su argumento o guión será calificado como secreto de estado y será un frustrante generador de expectativas como lo fue este Episodio I hace ya la friolera de trece años. Mientras tanto los fans podrán especular sobre si los mandatarios de Disney optaran por retomar a los iconos Han Solo, Luke Skywalker y Leia Organa, un desafío importante la tarea de sustituir a los actores, o bien hacer tabla rasa y comenzar una historia tangencial a la trilogía primitiva.

Uno de los principales enemigos de La amenaza fantasma es su condición de apertura de un universo que ya conocíamos hace veinticinco años. El elemento sorpresa tecnológico en forma de rodaje prácticamente digital no encandiló tanto a los amantes de las primeras entregas, que, como es mi caso, nos sentimos más cómodos en ese futuro arcaico producto de las maquetas y los disfraces que rodeados de tanto personaje generado por ordenador. Es difícil aislar para valorar fríamente algo con lo que has crecido, pero quizás no había alternativa para encandilar a nuevos, jóvenes y digitales seguidores. Si un chico de ahora ve, yo que sé, al dragón de La historia interminable, quizás lo más amistoso que se le ocurre es prenderle fuego. Pese a no gustarme del todo el abuso del ordenador reconozco que la película ha envejecido correctamente, el exceso de efectos especiales solo se nota en la gran batalla gungan – ejército droide. Sin embargo este problema –en parte subjetivo, lo sé-  no es de los mayores que posee Star Wars I.  Los problemas inherentes de ser la película iniciática cronológica no están bien solventados: el bloqueo de Naboo, los intereses de la Federación del Comercio al respecto, ¿son simples marionetas de Darth Sidious? Todo empieza de manera bastante atropellada, con acción a raudales eso sí. El desarrollo del film se sigue sin sobresaltos pero los personajes no te enganchan demasiado. De hecho alguno provoca repulsión, como Jar Jar Binks, un ser odioso que ocupa el lugar que C3PO y R2D2 tenían en los episodios cuatro, cinco y seis. Y luego está el problema entre problemas: la ausencia de Darth Vader. Ya sé que es imposible que aparezca y que, precisamente la nueva trilogía pretende contar como Anakin Skywalker se convierte en uno de los más famosos malvados de la historia del cine, pero es que Darth Maul solo tiene una frase en toda la película. No se trata de eclipsar a Vader (cosa realmente complicada, me temo); es una ardua misión convertirse en alguien para recordar diciendo sólo “Sí, milord”. En general es una película que carece del cine que tenía su antepasado iniciático, el Episodio IV, una película redonda y memorable.

Anuncios

Un Comentario

  1. Pingback: STAR WARS. Episode II: Attack of the Clones (George Lucas, 2002) « INCITATUS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s